Cómo prevenir el ciberacoso

Valora este artículo
[Total: 3    Average: 5/5]

Ciberacoso tupediatraonline   El acceso de los niños a internet, que incluye redes sociales, aplicaciones de smartphones, vídeos online…, ofrece ventajas (acceso a la información, comunicación, juegos…) pero también puede generar grandes desventajas, que debemos conocer. Los niños de hoy en día entran en contacto a edades bastante tempranas con estas tecnologías, y no siempre gozan de la supervisión que deberían.

Es importante que padres, profesores, y otros profesionales que trabajan con niños, conozcan los riesgos del acceso de los menores a internet, para poder prevenir situaciones desagradables y peligrosas y poder educar a los niños sobre estas cuestiones (seguridad, privacidad, protección de los derechos de las personas…). El ciberacoso es uno de los riesgos del acceso de los niños a internet, sobre el que trataremos en este post.

Conviene:

  • educar a los niños sobre la necesidad de comunicar a sus padres o adultos responsables cuando se producen situaciones anómalas
  • que lo padres/educadores sepan qué hacer y a dónde dirigirse cuando esto sucede

Para ello disponemos de una herramienta valiosa, la “Guía de actuación contra el ciberacoso, Padres y educadores” del Instituto nacional de Tecnologías de la Comunicación (INTECO), con acceso gratuito online. Intentaremos resumir aquí los puntos principales que trata.

¿QUÉ ES EL CIBERACOSO?

Es un término difícil de definir. Algunos autores definen que existe ciberacoso cuando, de forma reiterada, un sujeto recibe de otros a través de soportes móviles o virtuales, agresiones (amenazas, insultos, ridiculizaciones, extorsiones, robos de contraseñas, suplantaciones de identidad, vacío social, …) con mensajes de texto o voz, imágenes fijas o grabadas, con la finalidad de socavar su autoestima y dignidad personal y dañar su estatus social, provocándole victimización psicológica, estrés emocional y rechazo social.

Cuando hablamos de niños, entran en juego además otros dos conceptos:

  • Ciberbulling: es un tipo de ciberacoso en el que tanto el agresor como la víctima son menores. Implica persistencia en el tiempo, no solo ataques puntuales. Además, excluye el acoso de índole sexual, que se incluye en el grooming. Además del agresor, existe el “reforzador de la agresión” cuando un niño convence a otro para que cometa el ciberacoso, y el “ayudante del agresor” que apoya al que agrede.

 

  • Grooming: acoso ejercido por un adulto para establecer una relación y un control emocional sobre un niño o niña, con el fin de preparar el terreno para el abuso sexual del menor. Son situaciones con un contenido sexual explícito o implícito. Consta de varias fases, inicialmente se entabla “amistad”, luego “relación” al conseguir la confianza del menor para explicar asuntos de su vida personal y finalmente se manipula al menor para que participe de algún tipo de actividad sexual. Es típico el agresor que se hace pasar por un niño de edad similar al agredido y de similares gustos, que engaña mostrando imágenes de otro menor haciéndose pasar por él, y finalmente intenta conseguir imágenes del agredido desnudo, fotografías o participación por webcam. Cuando no consiguen su objetivo inician además una fase de ciberacoso en la que le amenaza con difundir la imagen que haya capturado con mayor carga sexual a través de Internet (plataformas de intercambio de vídeos, redes sociales, etc.) y enviarla a los contactos personales del menor. Finalmente puede intentar quedar con el agredido y abusar sexualmente de él.

ciberacoso tupediatraonline bullying

¿Cómo detectarlo?

En el caso del ciberbulling el niño agresor suele tener la necesidad imperiosa de dominar a otros, le gusta valerse de la fuerza física, con bajo rendimiento académico, impulsivo, que tolera mal la frustración, que incumple las normas, violento, con poca empatía y una opinión positiva de sí mismo. Agreden para conseguir objetivos y también si son provocados.

El perfil de víctima incluye a niños que ya han sido víctimas presencialmente, tienen dificultades para defender sus derechos, escasa red social con pocos amigos, un bajo concepto de sí mismos y con dificultades para la interacción social.

Es importante estar atentos cuando un niño presenta ansiedad, baja autoestima, depresión, indefensión, apariencia triste, mal humor o ideación suicida. En el caso de los niños esto siempre ha de llevar a descartar en primer lugar que se esté produciendo ciberacoso en cualquiera de sus formas. A veces los cambios son más sutiles, como evitar actividades que antes les gustaban, cambios repentinos en los hábitos, presencia de molestias físicas como excusa para no acudir a clase, etc.

ciberacoso bullying tupediatraonline

¿Cómo actuar si creo que mi hijo puede estar siendo víctima de ciberacoso?

Hay que comunicarse con el menor intentando que no se sienta culpable por lo que le sucede Deberá convencerse al menor de que cuenta con la confianza de sus padres, comprensión y medios para ayudarle.

El adulto responsable de la víctima deberá intentar documentar el caso, buscar apoyo, entender cómo evitar situaciones problemáticas y bloquear las vías de comunicación. Además, es importante una actuación coordinada escuela-familia. Se procederá a la denuncia correspondiente para continuar con la investigación del caso, si se desconoce a los agresores, las autoridades pueden seguir la IMEI (en caso de acoso desde móvil) o la IP (desde ordenador) para identificar al agresor.

Prevención

Como en la mayoría de enfermedades y accidentes, en el caso del ciberacoso también es importante hacer una buena prevención. Más información aqui  Para eso los padres deben estar informados y también se debe informar a los niños sobre el uso de las nuevas tecnologías, adecuando el acceso a estas y la información sobre ellas a su edad.

¿Tienes dudas? Compra una consulta online  y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO