EL COLECHO: DORMIR CON EL BEBÉ, ¿ES SEGURO?

Valora este artículo
[Total: 25    Average: 4.5/5]

EL COLECHO: DORMIR CON EL BEBÉ, ¿ES SEGURO?

colecho lactantes, tu pediatra online  El término colecho hace referencia a que los adultos comparten la cama con el bebé durante las horas de sueño. Si el bebé duerme en la misma habitación, pero no en la misma cama, se conoce como cohabitación.

El colecho es un hábito muy extendido en muchos países, y en los que no se practicaba tan habitualmente, está aumentando el porcentaje de familias que optan por practicarlo.

Uno de los temas que más preocupan a los padres es si el colecho es seguro para el bebé o si puede ser perjudicial por el riesgo de que se produzca síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL). Pues bien, el colecho, practicado con unas ciertas medidas de seguridad que detallaremos más adelante, no aumenta ni disminuye el riesgo de SMSL. En cambio, sí participa indirectamente favoreciendo las tomas nocturnas y el mantenimiento de la lactancia materna exclusiva, lo que sí parece un factor protector contra el SMSL, además de tener muchos otros beneficios para mamá y lactante.

CÓMO PRACTICAR UN COLECHO SEGURO

Las medidas a tener en cuenta para practicar un colecho de la forma más segura son:

  1. Recién nacido a término y sin problemas graves de salud
  2. Lactancia materna exclusiva, ya que la lactancia artificial sí aumenta el riesgo de presentar síndrome de muerte súbita del lactante.
  3. Condiciones para los adultos que compartirán la cama con el lactante:
    1. No fumadores
    2. No han consumido alcohol o drogas (incluidos fármacos que provoquen sueño profundo)
    3. No sufren de cansancio extremo
    4. No tienen obesidad mórbida
  4. El lactante que compartirá cama con los adultos debe:
    1. Dormir boca arriba
    2. Dormir con ropa ligera
    3. La cabeza no está tapada
    4. No dormir al lado de otro niño (si hay otro niño en la cama, un adulto debe dormir entre ambos)
  5. La habitación no debe estar por encima de los 20ºC de temperatura ambiente
  6. No hay mascotas durmiendo en la misma cama
  7. La cama:
    1. Es firme
    2. Sin cojines o peluches, sin edredones pesados, sin mantas eléctricas
    3. Sin espacios por donde el lactante se pueda caer o quedar atrapado

En la maternidad se podrá practicar colecho si la cama es no articulada y suficientemente ancha (o bien se puede colocar junto a una cuna de colecho).

La postura del bebé durante el colecho debe ser: de lado si está mamando en ese momento, y boca arriba cuando ya no está mamando.

colecho, sueño seguro, tupediatraonline  CUANDO NO ESTÁ INDICADO EL COLECHO

Además de cuando no se cumplen las medidas anteriores, se debería evitar el colecho si el adulto que comparte la cama cree que le costará despertarse si el bebé lo necesita, o bien padece una enfermedad que disminuya la capacidad de respuesta como la epilepsia no bien controlada, obesidad mórbida o diabetes.

También se debe evitar si el bebé es prematuro o de bajo peso al nacer, o si en esos días el bebé está teniendo fiebre.

En la imagen se muestra una forma insegura de practicar colecho: la superficie no es firme, la madre se ha dormido con el bebé en brazos entre cojines, una mascota comparte la misma superficie:

sueño bebes, lugar de descanso recien nacidos, tupediatraonline

CONCLUSIÓN

La decisión de practicar colecho o no, es una decisión puramente de la familia, pues no hay datos que apoyen la necesidad o confirmen que se trate de una práctica insegura. Como ventajas, favorece las tomas nocturnas si toma lactancia materna y muchas veces mejora el descanso de los progenitores debido a la comodidad de practicarlo.

Pero el colecho se puede volver una práctica peligrosa si no se cumplen unas ciertas normas de seguridad. Por eso ante la decisión de practicarlo, se deben tomar una serie de medidas que aseguran que el colecho no aumente el riesgo de lesiones o síndrome de muerte súbita del lactante, teniendo en cuenta que muchas veces intervienen en este síndrome la falta de lactancia materna exclusiva, la posición para dormir del bebé, el agotamiento de los padres, y los objetos de la cama con los que se podría producir asfixia.

La cohabitación (con o sin colecho) sí mejora la capacidad de respuesta de los padres ante un posible episodio de muerte súbita, ya que si el bebé menor de 6 meses se encuentra en otra habitación es más difícil percatarse de los movimientos defensivos del bebé con una vía aérea obstruida por un objeto, por ejemplo.

Por eso la recomendación es cohabitar hasta mínimo los seis meses de vida del lactante, y practicar colecho o no en función de la preferencia familiar y de que se cumplan los requisitos de seguridad.

¿Tienes dudas? Compra una video llamada y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO