Síndrome de Muerte Súbita del Lactante: ¿qué es y cómo prevenirlo?

Valora este artículo
[Total: 38    Average: 4.6/5]

causas muerte súbita, colecho, colecho y muerte súbita, consejos muerte súbita, consumo alcohol embarazo, consumo drogas embarazo, cuidados del bebé, cuna bebé

Síndrome de Muerte Súbita del Lactante: ¿qué es y cómo prevenirlo?

El síndrome de muerte súbita del lactante es una de las mayores preocupaciones de los papás durante el primer año de vida del bebé. Aunque todavía se desconocen las causas concretas por las que se produce, lo cierto es que este tipo de muerte repentina es la principal causa de fallecimiento de bebés entre uno y doce meses de vida en los países desarrollados. Tal y como su propio nombre indica, la muerte súbita del lactante ocurre sin previo aviso y en niños totalmente sanos, por lo que es prácticamente imposible determinar si va a ocurrir o no. Sin embargo, numerosos estudios científicos llevados a cabo en los últimos años afirman que seguir ciertas recomendaciones reduce considerablemente el riesgo de SMSL. Dado que la información y la prevención es el mejor modo de combatir el síndrome de muerte súbita del lactante, en este post os explicaremos un poco más en qué consiste y os daremos las pautas más recomendadas para prevenirlo.

 

¿Qué es el síndrome de muerte súbita del lactante?

La muerte súbita del lactante es un tipo de fallecimiento que ocurre de forma repentina en bebés sanos. Se produce sin previo aviso mientras el pequeño duerme, sin que exista ninguna razón aparente que lo explique. Esto significa que, tras haber investigado el caso, los médicos y forenses no encuentran ninguna causa concreta por la que el fallecimiento pueda haberse producido. Se descartan por tanto accidentes (como atragantamientos o ahogamientos) y enfermedades o trastornos graves. Tampoco el pequeño muestra síntomas de haber sufrido, si no que suele encontrarse sin vida después de haberlo puesto a dormir.

Este tipo de fallecimiento es poco común durante el primer mes de vida, pero entre el mes y los seis meses de edad alcanza su pico máximo. A partir de los 12 meses el riesgo de muerte súbita del lactante desciende considerablemente, siendo extremadamente bajo.

 

Causas del síndrome de muerte súbita del lactante

Aunque es un trastorno que se ha estudiado en profundidad desde hace décadas, todavía no se conocen las causas concretas por las que se produce el síndrome de muerte súbita del lactante. De hecho, numerosas investigaciones concluyen que no se trata de un fenómeno que ocurra por una única razón, sino que multitud de factores podrían estar detrás de este tipo de fallecimiento. Sin embargo, pese a todos los intentos que se han hecho y se continúan haciendo, todavía no hay ningún consenso al respecto y la muerte súbita del bebé sigue siendo un misterio.

Pese a toda esta incógnita, lo que sí que se ha podido determinar con más o menos certeza son los factores de riesgo que hacen a determinados pequeños más susceptibles de sufrir SMSL. Esto no significa que los bebés que cumplan alguno de estos factores, o varios, vayan a padecer el síndrome de muerte súbita del lactante, sino que tienen mayor riesgo de sufrirlo. Entre ellos podemos destacar:

  • Tener entre 2 y 4 meses de edad
  • Vivir en zonas del planeta más frías
  • Ser afroamericano o nativo americano (las probabilidades son considerablemente más altas que en bebés blancos)
  • Ser un bebé prematuro
  • Ser varón, ya que el SMSL se produce más en niños que en niñas
  • Dormir boca abajo
  • Estar expuesto al humo del tabaco
  • Estar expuesto a un exceso de calor al dormir (estar demasiado tapado o llevar demasiada ropa)
  • Haber tenido algún hermano o familiar que haya padecido SMSL
  • Que la madre haya fumado, bebido o consumido drogas durante el embarazo
  • Que la madre sea adolescente o muy joven, ya que la probabilidad de SMSL disminuye a medida que se incrementa la edad de la madre
  • Que la madre haya tenido un cuidado prenatal tardío o deficiente

 

Consejos para prevenir el síndrome de muerte súbita del lactante

A continuación os damos las recomendaciones básicas para prevenir el síndrome de muerte súbita del lactante.

  • Acostar al bebé siempre boca arriba. De entre todos los factores que incrementan el riesgo de SMSL, dormir sobre la barriga parece ser el que más relacionado está con la muerte súbita. Por este motivo, el principal consejo que se da para prevenir este tipo de problema es que el bebé siempre duerma sobre su espalda. Pese a que a muchos papás y mamás les preocupa que el pequeño se atragante o ahogue en esta posición, lo cierto es que sólo cuando se da reflujo gastroesofágico o ciertos problemas respiratorios puede estar contraindicada esta postura. En estos casos lo mejor es pedir consejo a un pediatra.
  • El colchón sobre el que duerme el niño debe ser firme, no hundirse ni estar en mal estado. Los sofás, cojines o mantas son lugares desaconsejables para que duerma el bebé. Además, el colchón debe estar cubierto por una sábana ajustable que no se mueva o cree rugosidades que puedan interferir en la respiración del bebé.
  • Por esto mismo, se desaconseja usar almohadas o dejar ropa, mantas u objetos cerca de la cara del bebé.
  • Es recomendable que el pequeño duerma en la misma habitación que los padres hasta los 4 o 5 meses, aunque se desaconseja el colecho. Se considera más adecuado para prevenir la muerte súbita el dormir en una cuna cerca de los papás, pero sin compartir la misma cama.
  • La temperatura de la habitación no debe ser demasiado cálida, en torno a 20-22 grados es lo más adecuado. Tampoco debemos abrigar en exceso al bebé, ni utilizar ropa o mantas que le puedan cubrir la cara en algún momento de la noche.
  • La lactancia materna, además de todas las demás ventajas que lleva asociadas, también ayuda a disminuir el riesgo de muerte súbita del lactante. Por este motivo, está muy recomendado que, siempre que sea posible, se le dé el pecho al bebé al menos durante los primeros meses de vida.
  • El uso de chupete mientras duermen también parece disminuir el riesgo de SMSL, por lo que se recomienda a partir del primer mes cuando hay lactancia materna, y desde el nacimiento para los bebés alimentados de forma artificial.
  • Se debe evitar que el bebé esté en contacto con el humo del tabaco, ya sea en la habitación donde duerme o en cualquier otro lugar, incluso al aire libre.
  • La madre debe evitar fumar, beber alcohol o consumir drogas durante el embarazo. También debería recibir la correcta atención prenatal desde el comienzo del embarazo.
  • El bebé debe cumplir con las revisiones pediátricas recomendadas y llevar un seguimiento adecuado.

La muerte súbita del lactante SMSL, es un golpe para los padres difícil de asimilar, pues normalmente estamos hablando de un lactante sano y suele quedar un sentimiento de que algo se ha hecho mal y de culpa como si se hubiera podido evitar y en ocasiones es difícil de superar.

 

 

¿Tienes dudas? Compra una consulta medica online y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO