¿Qué es la vulvovaginitis de las niñas y cómo tratarla?

Valora este artículo
[Total: 2    Average: 5/5]

The two little baby girls playing with toys in inflatable pool in the summer sunny day   Con el verano, llega el calor, y los baños en piscina y en el mar y las vulvovagitis en las niñas se convierten en una consulta relativamente frecuente en esta época del año en Pediatría.

La vulvitis, vaginitis o vulvovaginitis es el problema ginecológico más frecuente en la edad pediátrica.

Nos centraremos más específicamente en aquellas que se producen en niñas prepuberales, (por debajo de los 10 años)

El término vulvitis define a la inflamación vulvar aislada, en cambio, el término vaginitis se refiere a la inflamación vaginal acompañada de flujo. En general, ambas situaciones se combinan, y cursan con distintos grados de enrojecimiento, inflamación, sangrado o secreción vaginal, produciendo lo que se conoce como vulvovaginitis.

 

¿Por qué se producen?

La incidencia de esta afectación es desconocida aunque lo que sí se conoce es que es muy frecuente en la edad prepuberal por existir factores predisponentes como:

  • Proximidad de los orificios anal y vaginal.
  • Déficit de estrógenos, que generan una mucosa delgada con mayor fragilidad.
  • pH alcalino, que favorece la proliferación de microorganismos.
  • Hábitos exploratorios propios de la edad.
  • Hábitos de higiene deficientes.

La niña al nacer, tiene la vagina estrogenizada,(hormonas heredades de su madre) con una secreción mucosa rica en glóbulos rojos hasta las 2-3 semanas de vida. Posteriormente, el epitelio de la mucosa de las niñas presenta un déficit de estrógenos lo que constituye el factor más importante para que la mucosa vaginal sea más susceptible a infección en este grupo de edad.

Esta mucosa vaginal  prepuberal es delgada y tiene un pH alcalino, factores que también predisponen a la infección por patógenos.

La mayoría de vulvovaginitis en edad prepuberal son inespecíficas y secundarias a malos hábitos higiénicos, irritantes locales o flora mixta bacteriana. A pesar de ello, un número de casos no despreciable son causadas por bacterias específicas.

En edad prepuberal la infección suele comenzar en la vulva, con diseminación secundaria a la vagina.

 

¿Qué síntomas produce?

Las niñas presentarán signos inflamatorios y enrojecimiento vulvar, molestias al orinar, prurito, y/o aumento de la secreción vaginal. Las características del flujo vaginal pueden orientar hacia una u otra causa.

Podemos realizar una clasificación en vulvovaginitis inespecíficas y específicas:

VULVOVAGINITIS INESPECÍFICAS (que no conocemos la causa)

Las vulvovaginitis inespecíficas son aquellas en las que se encuentra una flora bacteriana mixta, formada por los gérmenes habituales de la vagina.

Representan el 60-70% de los casos en las niñas en edad prepuberal.

Factores predisponentes de la infección son: la proximidad de los orificios anal y vaginal, la menor protección del introito vaginal por menor desarrollo de los labios mayores y menores, la ausencia de vello en pubis y la presencia de un himen delgado. Los malos hábitos de higiene en la etapa infantil, junto al uso de irritantes locales, ropa ajustada o los hábitos exploratorios y masturbatorios de esta edad son otros factores a tener en cuenta.

El flujo vaginal, si lo presentan, suele ser mucoide, no purulento, habitualmente de escasa cuantía y no maloliente.

VULVOVAGINITIS ESPECÍFICAS (que puede conocerse la causa)

FLORA BACTERIANA GASTROINTESTINAL O RESPIRATORIA

Se pueden aislar diferentes bacterias patógenas específicas que habitualmente causan infecciones en el tracto gastrointestinal o respiratorio pero que también pueden ser responsables de infecciones como vulvovaginitis en la infancia.

CANDIDIASIS

Presenta secreción no maloliente con picor, sobre todo en niñas en edad puberal (es rara en la niña en edad prepuberal, exceptuando la candidiasis del área del pañal en aquellas niñas no controlan esfínteres) y con más frecuencia si existe un estado de inmunosupresión (diabéticas, post tratamiento antibiótico, etc).

ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL

Los gérmenes más frecuentemente asociados son: Herpes simplex, Neisseria gonorrhoeae, Chlamydia trachomatis, virus del papiloma humano y Treponema pallidum.

En todos los casos, superada la edad de posibilidad de infección neonatal por transmisión vertical, debemos considerar abuso sexual, salvo que se demuestre lo contrario.

OXIURIASIS

Los oxiuros, (gusanitos blancos y muy frecuentes en los niños) pueden ascender desde la zona perianal hasta la vulva provocando vulvitis. Debemos sospecharlo ante vulvovaginitis de repetición que asocia picores alrededor del ano y zona vulvar de predominio nocturno, pues es por la noche, cuando los parásitos salen a poner sus huevos.

CUERPO EXTRAÑO VAGINAL

Se objetivará un flujo vaginal maloliente y en ocasiones asociado a sangrado. Puede ser causa de vulvovaginitis crónica. Debe ser valorado por Ginecología, para extraer el cuerpo extraño y descartar indicios de abuso sexual.

Un resumen del manejo habitual sería:

-Medidas higiénico-dietéticas (en la mayoría de ocasiones serán suficientes para obtener mejoría del cuadro):

  • Cambios frecuentes de pañal o ropa interior.
  • Evitar ropa ajustada. Ropa interior de algodón.
  • Higiene adecuada y si precisa supervisada. Realizar limpieza de la zona anal siempre de adelante a atrás.
  • Baño diario con agua templada, evitando uso de jabones irritantes.
  • -Uso de antisépticos y cremas protectoras e hidratantes fabricadas específicamente para la higiene íntima (con óxido de zinc, aloe vera, pH fisiológico…)

-En caso de vulvovaginitis de repetición debemos estudiar la causa para realizar un tratamiento médico farmacológico dirigido.

¿Tienes dudas? Compra una consulta online y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO