Trastornos alimentarios en niños y jóvenes: anorexia, bulimia y atracones

Valora este artículo
[Total: 13    Average: 4.2/5]

Trastornos alimentarios en niños, anorexia, bulimia, atracones, adolecencia, modelo a seguir

Trastornos alimentarios en niños y jóvenes: anorexia, bulimia y atracones

Los trastornos de la conducta alimentaria son trastornos psiquiátricos que se caracterizan por la adopción de conductas anómalas frente a la ingesta de alimentos por alteraciones de la propia imagen corporal. Quienes lo padecen tienden a comer muy poco, o comer impulsivamente, empachándose y posteriormente induciéndose el vómito. También realizado ejercicio de manera compulsiva, abusando de laxantes o diuréticos y expresando su voluntad (y su insatisfacción) de estar delgados.

Los trastornos alimentarios más frecuentes son: anorexia nerviosa, bulimia y los atracones.

 

Afectan al 5% de los adolescentes y jóvenes pero se aprecia un inicio de los trastornos de la conducta alimentaria cada vez en edades más precoces, siendo la tercera enfermedad más frecuente en este colectivo de edad. Se ha pasado de una media de inicio a los 15 años a los 13 años con tendencia a la baja y afecta nueve veces más a las niñas que a los niños.

 

  1. Anorexia nerviosa: se caracteriza por hacer una dieta restrictiva con el deseo de llegar a un peso por debajo del normal y mantenerlo. Esta pérdida de peso inicialmente es voluntaria, pero más tarde la persona pierde el control de su cuerpo.
  1. Bulimia nerviosa: Se distingue de la anorexia por la adopción de conductas de purga (vómitos, ejercicio en exceso, utilización de laxantes,…etc.) después de ingestas excesivas, con la finalidad de no aumentar de peso o de disminuirlo. 
  1. El trastorno de los atracones. En que se ingieren grandes cantidades de alimentos y eso tiene como consecuencia inmediata el sobrepeso, la obesidad y todos los riesgos que están asociados (diabetes, hipertensión, hipercolesterolemia,…etc.).

Actitudes que son una señal de alerta o comportamientos que deben hacer sospechar la presencia de un trastorno:

  • Preocupación extrema por la figura y el peso.
  • Fijación por la moda y los valores que se le asocian.
  • Auto-imposición de dietas bajas en calorías sin necesidad y sin control médico.
  • Rechazo a seguir una dieta normal, preferencia por las dietas atípicas, peculiares o extrañas.
  • Rechazo a tener un peso normal.
  • Aumento en la práctica de ejercicio de forma exagerada con el objetivo de perder peso
  • Comer a escondidas.
  • Vómitos y el uso de laxantes y diuréticos.

Los signos de alarma que pueden indicar un trastorno de la conducta alimentaria:

  • Pérdida de peso o parada en el incremento de peso que correspondería por crecimiento.
  • Ausencia inexplicable de menstruación.
  • Paro en el ritmo normal de crecimiento.
  • Complicaciones por el ejercicio excesivo.
  • Pertenecer a un grupo de riesgo como: atletas, bailarinas, modelos,…etc.
  • Complicaciones físicas de las conductas de purga (vómitos, laxantes y diuréticos).
  • Tristeza, aislamiento, perfeccionismo.
  • Descontrol emocional.
  • Abandono de las obligaciones y responsabilidades.

 

A partir de los 6 años se empieza a construir la imagen corporal, por tanto una mirada crítica sobre la publicidad y los estereotipos que ven estas niñas a estas edades es muy importante para prevenir futuros trastornos alimentarios ya que las niñas tienen que adquirir una imagen corporal saludable como modelo. Una niña que no esté contenta con su cuerpo hará todo lo posible por parecerse a los ideales de belleza que se difunden en los medios que tiene a su alcance. Publicidad, programas infantiles de la TV,…etc. y lo primero que harán es dejar de comer. Los niños están constantemente expuestos a estereotipos que prefiguran un canon de belleza y a veces las imágenes que se ofrecen son imágenes distorsionadas que corresponden a referentes irreales.

Hay que tener claro que belleza no es sinónimo de salud, y que las modelos en su mayoría tienen tallas no normales.

 

Las recomendaciones serían:

  • Compartir al menos una comida en familia para que los padres sean conscientes de lo que comen o no comen los niños.
  • Efectuar en casa dietas completas y equilibradas.
  • Fomentar el espíritu crítico ante las exigencias de la moda y la exagerada valoración de la apariencia física.

Para evitar lo trastornos de la alimentación: anorexia, bulimia y atracones es importante que nuestros niños adquieran una buena imagen corporal. Para ello es preciso disponer de unos patrones adecuados y sobretodo, de unos valores que den importancia a lo que realmente es importante y no se lo den a lo banal o superficial. Tenemos que dejar claro que belleza y salud no son sinónimos en muchas ocasiones.

 

 

¿Tienes dudas? Compra una video llamada y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO