Bronquitis crónicas en niños y bebés

Valora este artículo
[Total: 270    Average: 4.4/5]

Las bronquiolitis en bebés y las bronquitis en niños, ¿Qué es, quiénes las sufren? ¿Por qué, en ocasiones, se cronifica en algunos niños?

¿Qué es? La bronquitis es la inflamación de los bronquios, los bronquios son los tubos por los que circula el aire que respiramos, de entrada (inspiración) van ramificándose hasta llevar el oxígeno del aire a los alveolos, lugar donde se produce en verdadero intercambio de gases y de vuelta (espiración) se llevan en dióxido de carbono que nos sobra hasta el exterior.

Cuando un niño tiene una bronquitis es que algún irritante ha puesto en marcha los mecanismos de defensa del bronquio provocando:

-El diámetro del bronquio disminuye por contracción de su musculatura, eso evita que el irritante entre, pero también dificulta la entrada de aire.

 

-La mucosa del bronquio se inflama por la irritación, por eso se estrecha más el paso del aire.

-La mucosa inflamada produce moco para atrapar al agente irritante u poder expulsarlo.

-Para expulsar este moco junto con el agente irritante aparece la tos, con la intención de dejar el paso libre al aire.

El resultado es tos y falta de aire, según el nivel de dificultad al respirar los síntomas van agravándose.

  • Respira más rápido.
  • Mueve las aletas de la nariz, como queriendo coger más aire al respirar.
  • Aparece el tiraje intercostal: la piel se hunde entre las costillas cuando coge aire.
  • Respiración asincrónica es decir mueve la barriga al revés que el tórax.
  • Los labios y las puntas de los dedos se ponen morados pues falta oxígeno.

¿Por qué se cronifica? Generalmente las bronquitis se suelen repetir.

El bebé y niño que las sufren suelen padecer lo que denominamos los pediatras una hiperreactividad bronquial, es decir, tienen unos bronquios más sensibles y cuando se irritan responden de una forma exagerada.

No es que tengan las defensas bajas, sino que mientras otros sufren un simple resfriado, produciendo algo de moco con estornudos y un poco de tos, ellos desencadenan todas las reacciones descritas anteriormente.

Existe una predisposición genética a reaccionar de esta forma, pero el desencadenante de la primera crisis suele ser una infección por un virus que afecta a los bronquios. Cuanto antes sufre el bebé su primera bronquitis o bronquiolitis, más posibilidades tienen que esta es vuelva crónica.

 

¿Tienes dudas? Compra una consulta y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO