HUELGA DE LACTANCIA: EL BEBÉ QUE DE REPENTE NO QUIERE MAMAR.

Valora este artículo
[Total: 9    Average: 4.8/5]

huelga de lactancia, bebe irritable, tupediatraonline  ¿Tu bebé de repente ya no quiere mamar?

Hay situaciones normales en las que un niño se “niega a mamar”, como, por ejemplo: un recién nacido que se encuentra demasiado adormilado (primeras horas de vida) o bien aquel bebé que se siente saciado y por eso rechaza mamar, ya que aún no tiene hambre. Estas serían situaciones de falso rechazo del pecho.

 

Pero en ocasiones sucede que, en lactantes alimentados con leche materna hasta entonces, bien establecida y sin problemas, de repente y sin causa aparente, el niño se niega a mamar. En estos casos es probable que estemos ante lo que se conoce como “huelga de lactancia”. Suele producirse entre los 3 y 12 meses de vida y ante todo hay que mantener la calma, pues es un proceso transitorio y reversible, que suele desaparecer en 2 a 7 días.

 

La huelga de lactancia suele manifestarse con alguno o varios de estos síntomas:

  • Desinterés por el pecho
  • Tomas breves
  • Distracción durante la toma
  • Llanto al ofrecer el pecho
  • Rechazo del pecho

 

No se debe confundir con el destete, en el que el niño abandona de forma natural y

por completo (de forma definitiva) la lactancia materna. El destete no suele suceder antes del año. Por eso ante un bebé menor de 12 meses que de repente no quiere mamar, tendremos que descartar antes que se trate de una huelga de lactancia. De esta forma evitaremos abandonar la lactancia materna de forma innecesaria, que es muy recomendable hasta los 2 años de edad como mínimo.

 

Cuando el rechazo a mamar se produce de un solo pecho, puede indicar problemas locales en las mamas, como mastitis (inflamación con o sin infección de la mama), problemas en el pezón, dolor en la zona de apoyo del bebé…y en estos casos no se trataría de una auténtica huelga de lactancia.

 

¿Por qué se producen las huelgas de lactancia?

huelga de lactancia, tupediatraonline bebe mamando,

 

 

 

 

 

 

Se pueden producir por causas relacionadas con el bebé o con la madre y entorno. Las más habituales son:

  • Relacionadas con el bebé:
    • Dolor bucal (dentición, por ejemplo)
    • Infección de vías altas (catarro…) o dificultad para respirar
    • Otitis media (inflamación e infección en el oído)
    • Distracción durante la toma
    • Separación brusca de madre e hijo
  • Relacionadas con la madre o el entorno:
    • Enfado de la madre por un mordisco del niño durante la toma
    • Cambio de rutina: incorporación laboral, mudanza…
    • Horarios restringidos de las tomas
    • Uso de biberón o chupete
    • Entorno ruidoso, distracciones
    • Cambio en el sabor de la leche por medicamentos, comidas u hormonal
    • Separaciones prolongadas de madre y bebé

 

¿Qué hacer si el lactante no quiere mamar?

 

Lo primero es acudir a un profesional (pediatra, asesor de lactancia…) para comentar el caso concreto de nuestro hijo. Si el pediatra descarta enfermedad, y el cuadro se limita a las tomas, es muy probable que se trate de una huelga de lactancia

 

Si se descubre la causa se debe tratar (por ejemplo: una otitis) y se explicará a la madre la benignidad y transitoriedad del cuadro, para reforzar su confianza en la lactancia materna y no crear dudas sobre su beneficio o efectividad.

 

Para nuestra tranquilidad, valoraremos como una ingesta correcta, a pesar del rechazo, cuando el bebé moje unos 5-6 pañales al día, y haga deposición un par de veces al día (esto es más variable pues hay niños que hacen deposiciones cada 2-3 días, y de mayor volumen, lo cual es normal en niños amamantados con LM.

 

En los casos en los que el rechazo es completo se asegurará la ingesta del bebé mediante leche materna extraída (con sacaleches, manualmente…). Para ofrecérsela al bebé conviene hacerlo con cucharilla o vaso, ya que ofrecer tetinas (como el biberón) pueden producir el síndrome de confusión de pezón, provocando que el bebé que lactaba bien al pecho cambie la forma de hacerlo por una incorrecta que lesione el pecho de la madre o disminuya la eficacia al extraer la leche por parte del bebé.

 

Con paciencia y estas técnicas la lactancia normal se restablecerá entre 2 y 7 días, para continuar como era en un principio, antes de producirse el problema. Durante estos días ayudará dar el pecho en un lugar tranquilo sin distracciones para el niño, con tiempo suficiente para la toma.

huelga de lactancia, tupediatraonline, bebe lactando

 

 

 

 

 

 

A veces conviene empezar las tomas cuando el bebé está adormilado o dormido para que no rechace el pecho, o probar una postura distinta a la que use habitualmente. Otras veces ayuda que la madre esté en movimiento (por ejemplo: una mecedora) habiendo tranquilizado previamente al niño en brazos (evitando que inicie la toma mientras está inquieto o llorando).

¿Tienes dudas? Compra una video llamada y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.

 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO