Mi hijo tiene DERMATITIS ATÓPICA

Valora este artículo
[Total: 9    Average: 4.8/5]

bebe dermatitis atopica tupediatraonline

Dermatitis atópica, ¿qué es?

Es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel (es una de las patologías crónicas más frecuentes en el mundo) que cursa en brotes y remisiones.

Es mucho más frecuente en niños, y aproximadamente la mitad tienen síntomas antes del primer año de vida.

Su Diagnóstico es Clínico, es decir, se hace en la consulta médica sin precisar de otras exploraciones complementarias. Una de las características esenciales es el Prurito (picor de la piel).

¿Cuál es la causa?

El origen es desconocido. Se plantea que tiene un origen de causa multifactorial, con una predisposición genética, es decir, existe un componente hereditario hasta en el 70% de los casos (suele verse que padres con atopia o alergias, tienen más probabilidades de tener hijos con dermatitis atópica).

¿Qué ocurre en la piel de un niño con dermatitis atópica?

La dermatitis atópica, entre otros factores, está provocada por una barrera cutánea desestructurada, lo cual provoca:

-Un aumento de pH, lo que facilita que puedan aumentar el número de patógenos sobre la piel.

-Aumenta la pérdida de agua de la piel, por lo que ésta tiene tendencia a la sequedad.

-Aumenta la entrada de irritantes, alérgenos… lo que produce que sea una piel más fácilmente irritable.

Algunos posibles desencadenantes:

-Las temperaturas bajas y los cambios de temperatura: disminuyen la hidratación de la piel y favorecen la sequedad cutánea.

-Algunos tejidos como la lana o fibras sintéticas o el uso de determinados detergentes o lejía, provocan irritación de la piel.

 ¿Se asocia a otras enfermedades?

Sabemos que un debut de una dermatitis atópica en la primera infancia, puede predisponer, según el concepto de “marcha atópica”, a padecer otras enfermedades alérgicas como: asma, rinitis alérgica o alergias alimentarias…en el mismo paciente, en años posteriores.

¿Qué síntomas produce?

 -Sequedad de la piel.

-Irritación.

-Riesgo de sobreinfección por bacterias u otros patógenos.

-Picor de la piel. Es muy característico de la dermatitis atópica, puede aparecer antes de que se vean las lesiones en piel y puede afectar al descanso nocturno, incluso a la calidad de vida del niño.

Los síntomas varían en tipo de lesiones y localización de éstas en la piel, según la edad del niño:

-En el lactante:

-Suele aparecer después del 1º-3º mes de vida.

-Se afectan el cuero cabelludo, la cara, mejillas (siendo muy característico que se respete el triángulo nasolabial), tronco y caras extensoras de las extremidades.

-Se trata de lesiones agudas, eccematosas, húmedas, que pican mucho.

 -En el niño:

-De los 2 a los 12 años.

-Se afectan sobre todo las flexuras de codos y rodillas, pliegue de la muñeca, nuca, zona perioral, mejillas y dorso de manos y pies.

-Las lesiones son más papulosas, como granitos, menos exudativas y con tendencia al engrosamiento, lo que llamamos liquenificación.

-En el adolescente o adultos:

-Se afectan las mismas zonas que en el niño mayor, predominando lesiones engrosadas, con una base de intensa sequedad y pudiendo aparecer alteración de la pigmentación de la piel.

 ¿Cómo se trata?

 No existe un el tratamiento curativo.

El tratamiento se basa sobre todo, en medidas para evitar o atenuar los brotes, es decir, “más vale prevenir que curar”:

Para el cuidado diario y PREVENCIÓN, seguiremos las siguientes RECOMENDACIONES para una piel atópica:

  • Hidratación adecuada de la piel, manteniendo la barrera cutánea en las mejores condiciones de hidratación, con el uso diario de cremas, leche corporal o lociones hidratantes para pieles atópicas. También debemos usar jabones syndet (sin detergentes, sin perfumes ni parabenos)…
  •  En el baño: .El agua del baño debe estar templada (entre 35 y 33 grados) y el baño debe ser corto (no más de 5-10 minutos). Uso de jabón de baño dermograso, de avena o con pH ácido (pH en torno a 5,5). Para secar, mejor con toalla de algodón y dando toques sin friccionar para evitar irritaciones. Lo ideal es hidratar con cremas emolientes justo después del baño. Mantener las uñas cortas y limpias, ya que el rascado puede predisponer a infecciones en la piel.
  •  En cuanto a la ropa: Evitar tejidos irritantes como lana o tejidos sintéticos. Evitar colonias. Usar prendas de lino y algodón 100%, incluyendo en la ropa de cama. Ropa amplia, evitando que quede muy apretada (para evitar roces). Retirar etiquetas (pueden contener irritantes). Evitar abrigar en exceso, ya que con una sudoración excesiva, empeoran. Aclarar muy bien las prendas, disminuir la cantidad de detergente y evitar suavizantes y lejía.
  • En casa: Mantener una temperatura constante y con humedad moderada-alta, evitando el uso descontrolado de la calefacción o aire acondicionado.  Evitar ambientes secos. Evitar el humo de tabaco. Identificar posibles causantes de brotes y eliminarlos: alfombras, peluches… etc. si hay asociada una alergia a ácaros del polvo, por ejemplo…
  • En el exterior: Evitar zonas con alta contaminación. Ante exposición solar, como sabemos, evitar la exposición directa al sol en las horas en que el sol es más fuerte, a medio día, y siempre usar protector solar máximo FP50+ y específico para pieles atópicas. Aclarar la piel después del baño en piscina o mar e intentar siempre hidratar después. En verano, en la playa, el sol y la humedad mejoran la dermatitis atópica.

-TRATAMIENTOS ESPECÍFICOS: En algunas ocasiones y dependiendo de la severidad del brote, el pediatra tendrá que pautar tratamientos específicos en cremas o pomadas para disminuir la inflamación de la piel o antihistamínicos para calmar el picor, que tanto puede afectar a la calidad de vida del niño.

-OTRAS RECOMENDACIONES:

 .Es importante conocer la dermatitis atópica de nuestro hijo, y qué o cuándo se desencadenan sus brotes, para prevenirlos y tratarlos si suceden.

.No se deben retirar alimentos de la dieta del niño, salvo que exista una alergia alimentaria comprobada y conocida por vuestro pediatra.

.No se debe apartar al niño de su mascota, si no existe una prueba de alergia que lo confirme, por el simple hecho de ser atópico. Sí se recomienda que las mascotas no duerman en la misma habitación del niño y que se aumente la ventilación e higiene de las estancias donde están los animales.

¿Tienes dudas? Compra una consulta online y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO