HERPES ZÓSTER EN NIÑOS

Valora este artículo
[Total: 1    Average: 5/5]

 

informacion sobre el herpes zoster de TuPediatraOnline

El Herpes Zóster está causado por el virus varicela zóster (VVZ), el mismo virus que causa la varicela. Cuando un niño no vacunado tiene un primer contacto con el virus y se infecta, desarrollará una varicela.

La varicela se resuelve en unos pocos días, pero el virus puede quedar acantonado, “alojado” en algún nervio y desarrollar un Herpes Zóster más adelante durante la infancia o en la edad adulta.

¿Qué es un Herpes Zóster?

El herpes zóster, conocido popularmente como “culebrilla”, consiste en una erupción cutánea con vesículas. Las ampollas se distribuyen siguiendo una línea y suele afectar a un territorio pequeño, que coincide con el trayecto que abarca el nervio infectado.

Es posible que antes de salir las vesículas, aparezca picor o dolor en la zona, aunque es poco frecuente en los niños. Posteriormente aparece enrojecimiento de la piel y las vesículas. Con el paso de los días siguen apareciendo lesiones. Si ha aparecido dolor (neuritis aguda) suele resolverse en 1 o 2 semanas si se trata de niños sanos.

¿Por qué se produce?

Para tener un Herpes Zóster, es necesario haber pasado previamente la varicela y que el virus haya quedado acantonado en un nervio. De todos los niños que han pasado la varicela, un 20-30% desarrollará un herpes zóster a lo largo de toda su vida.

También se puede dar en niños que han sido vacunados contra el VVZ, aunque, en estos casos, el herpes zóster aparece más tarde y la sintomatología es menos intensa que en los casos en los que se pasó la enfermedad previamente.

Las defensas bajas son un factor de riesgo para padecer Herpes Zóster. Por eso es más habitual en niños inmunodeprimidos (con enfermedades graves como leucemia, tratamientos agresivos quimioterápicos, inmunodepresión congénita, o inmunodepresión adquirida: VIH u otras). También se ve en niños que por lo demás son sanos.

En pacientes con trastornos previos de la piel (dermatitis atópica, por ejemplo) la sintomatología puede ser más llamativa.

En general en niños el curso es más leve que en adultos, y es menos probable que se desarrolle una temida complicación, la neuralgia postherpética, que cursa con intenso dolor en la zona del nervio afectado.

¿A qué edad se puede producir un Herpes Zóster?

Normalmente afecta a personas en la edad adulta, pero en algunos casos se presenta en adolescentes o niños más pequeños. Cuando un lactante contrae varicela antes del año de vida, incluso dentro del útero por infección materna de varicela, es más probable que pueda presentar un herpes zóster antes de los dos años, aunque afortunadamente estos casos son muy poco frecuentes.

¿Cómo se diagnostica?

Los síntomas de picor, dolor, enrojecimiento y vesículas en un trayecto de un nervio, son suficientes para poder diagnosticarlo. En casos dudosos o en pacientes inmunodeprimidos el pediatra puede solicitar algunas pruebas microbiológicas para confirmarlo (como el análisis de fluorescencia directa de células de lesiones cutáneas contenidas en las vesículas, o bien mediante técnicas de PCR o cultivo).

¿Cuál es su tratamiento?

Los niños sanos no requieren tratamiento con antivíricos. Los antivíricos podrían acortar levemente la duración del cuadro siempre que se inicien en las primeras 24h de inicio de la lesión cutánea.

En niños mayores de 12 años, el riesgo de complicaciones es algo mayor y estaría justificado iniciar el tratamiento con antivíricos en las primeras 72h de las lesiones, y mantenerlo durante 5 días. Comenzarlo después de estos días tiene poco beneficio.

Los niños inmunodeprimidos se tratan siempre, durante 7 a 10 días, por tener mayor riesgo de complicaciones graves. Estos niños pueden requerir ingreso para tratamiento endovenoso.

Si la lesión se acompaña de dolor se pueden usar analgésicos habituales. No se aconseja el tratamiento con corticoides.

¿Qué pronóstico tiene?

En niños sanos el pronóstico es muy bueno, ya que los síntomas desaparecen por sí solos en unos días. En niños inmunodeprimidos las consecuencias pueden ser más graves.

CONCLUSIÓN

La infección por el virus VVZ que causa la varicela tiene una complicación que es el herpes zóster. Algunos niños pueden presentar esta complicación durante la infancia. La prevención mediante vacunación contra el VVZ disminuye el riesgo de que aparezca, aunque no lo elimina. Dado que se resuelve espontáneamente no suele ser necesario tratarlo en niños sanos. Las complicaciones son poco habituales y son más típicas de los adultos.

¿Tienes dudas? Compra una consulta online y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO