Qué hacer con las vacunas habituales durante el confinamiento por COVID-19

Valora este artículo
[Total: 7    Average: 5/5]

vacunas y covid (1)  Qué hacer con las vacunas habituales durante el confinamiento por COVID-19

En estas fechas de confinamiento y restricciones a nivel de asistencia sanitaria, surgen muchas dudas sobre las vacunas sistemáticas  y habituales en los bebes nacidos durante la pandemia o los meses previos a ésta.

Si bien es verdad que las indicaciones que se van a dar a continuación son muy generales, son una pauta útil a seguir para saber si debemos sacar a nuestros niños de casa durante la pandemia para que les sean administradas  las vacunas. Por supuesto habrá que individualizar cada caso en función de:

– si el niño presenta algún riesgo especial en relación al resto de la población de su edad,

– edad actual del niño y estado vacunal previo, y

– existe la posibilidad de postponer vacunas de los niños más mayores previamente bien               vacunados

– cobra mucha importancia si el territorio al que pertenece al niño tiene más o menos tasa de infección por el nuevo coronavirus, y si esto ha repercutido en mayor o menor medida sobre el funcionamiento de su centro de salud.

Las recomendaciones que exponemos aquí son un resumen de las recomendaciones emitidas por el Comité Asesor de Vacunas de la AEP (Asociación Española de Pediatría) así como las brindadas por el Ministerio de Sanidad Español.

Antes de nada, conviene recordar, que gracias a las altas tasas de vacunación de la mayoría de las CCAA de nuestro país, existe la llamada inmunidad de rebaño, que consiste en que, dado que la mayoría de personas que rodean a nuestro hijo tienen altas probabilidades de estar bien vacunados, es difícil que lleguen a él patógenos para los que se dispone de vacuna, y aún más en el estado de confinamiento actual.

¿Cómo actuar si a su hij@ le corresponde administrarse alguna vacuna en la situación actual?

En primer lugar debe contactar telefónicamente con su Centro de Salud para preguntar por su estado de restricciones actual, si siguen presentando agenda para vacunaciones, y disponen de un horario y lugar específicos y seguros. Si su centro de salud recomienda acudir y no posponer las vacunaciones que le correspondan a su hijo o menor tutelado, siga sus indicaciones y recomendaciones en cuanto a medidas de seguridad y prevención para tomar al acudir al centro. En cambio, si su Centro de Salud tiene medidas de restricción de vacunaciones, es posible que aplique una serie de directrices que exponemos a continuación.

Hay que seguir la recomendación general de evitar salidas innecesarias del domicilio y visitas a los centros sanitarios. Por causas de fuerza mayor impuestas por la epidemia, se podrá demorar la aplicación de las vacunas. Dado que se estima que la situación actual de confinamiento se alargue no más de unas semanas, el riesgo de efectos colaterales de estas medidas es muy bajo. Las vacunas se reanudarán lo antes posible en cuanto las autoridades sanitarias así lo permitan.

En los casos en los que se pueda mantener las vacunaciones: se priorizará la vacunación de personas más susceptibles, que por sus patologías crónicas o fragilidad del sistema inmunológico requieren no retrasar la vacunación sistemática, así como a las embarazadas.

También es prioritario vacunar a los menores de 15 meses, sobretodo a los lactantes de 2 y 4 meses. ¿Por qué? Porque ellos no han recibido aún la PRIMOVACUNACIÓN para la mayoría de patologías. ¿Qué es la primovacunación? Son las primeras dosis de vacunas para que el niño tome contacto con los diferentes patógenos contra los que se debe defender. En cambio, los que ya han recibido la primovacunación (es decir los más mayores) solo requieren dosis de “refuerzo” y estas se pueden postponer con menor riesgo. Recordar que además se cuenta con la inmunidad de rebaño para proteger a estos pequeños. El Ministerio de Sanidad propone priorizar a los bebés de 2 y 4 meses para las vacunas correspondientes, y a los de 12 meses para la primovacunación contra el Sarampión, Rubeola y Parotiditis.

En caso de aparición de brotes concretos se individualizará cada caso y se priorizará también la vacunación de personas expuestas y más susceptibles ante dichos brotes.

CONCLUSIÓN

Las medidas de excepcionalidad ante las cuales nos encontramos, y gracias a la inmunidad de rebaño obtenida por una buena tasa de vacunación general de la población, nos obligan a postponer en algunos casos las vacunas por causas de fuerza mayor. Conviene informarse si dichas medidas afectan a nuestro centro de salud de referencia concreta.

Si es necesario se postpondrán las vacunaciones hasta nueva orden. En caso de que nuestro centro de salud lo permita y goce de las medidas de seguridad adecuados, se priorizará la vacunación de los pequeños de 2 y 4 meses, y también de 12 meses para la aplicación de la triple vírica.

Cuando la pandemia actual por coronavirus permita restablecer la asistencia  normal en nuestro centro de salud se irán administrando las vacunas sistemáticas lo más precozmente posible, dentro de un orden y planning establecido en función de los requisitos del paciente (susceptibilidad superior a otros pacientes de su edad) y del propio centro (personal y instalaciones adecuadas a tal efecto, que pueden estar mermadas por las bajas entre el personal sanitario y saturación del sistema sanitario en ese momento).

¿Tienes dudas? Compra una consulta online y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO