Consejos para calmar el llanto del bebé

Valora este artículo
[Total: 25    Average: 4.6/5]

llanto del bebe, como calmar el llanto del bebe, consejos para calmar a un bebe que llora

Consejos para calmar el llanto del bebé

El llanto del bebé es uno de los síntomas que más preocupa y altera a los padres, el llanto lo relacionamos con disconfort, malestar e incluso dolor y es una de las pocas formas de manifestarse que tiene el bebé.

Las causas de este llanto pueden ser variadas: tiene hambre o sed, tiene frio o calor, quiere algo que no se le da, está enfadado, asustado o realmente tiene dolor. No siempre es fácil saber qué está ocurriendo.

Se habla de cólicos del lactante cuando los bebés lloran más de tres horas al día, pero el origen de estos cólicos no está muy definido y por ello su tratamiento tampoco. Parece que mejoran con masajes circulares en la zona del abdomen. Y se mencionan muchas causas como posible origen: respuesta a estímulos, la propia naturaleza del bebé y su inmadurez intestinal. Lo más aceptado es que el origen de los cólicos es el resultado de los gases que succionan durante la alimentación, por mala técnica alimentaria, donde la succión incluye la succión de aire. Esto es más frecuente cuando se utiliza el biberón en la lactancia artificial que en la lactancia materna.

Cuando el lloro es tan intenso pueden presentarse lo que se denomina espasmos del sollozo estos se caracterizan por la dificultad del bebé o niño para respirar, es decir, una apnea transitoria que puede acompañarse de cambios en la coloración de la piel y que suele ceder espontáneamente dándole tiempo al niño para que recupere la respiración.

De todas maneras es importante tener empatía y saberse poner en el lugar de bebé para descubrir que es lo que está sucediendo, de esta forma al solucionar el origen del llanto se calmará inmediatamente.

Si no puedes encontrar esta causa del llanto y sabes que tu bebé no está enfermo te aconsejamos que pruebes lo siguiente:

 

Sonidos

Los sonidos fuertes hacen llorar a los bebés mientras que los sonidos suaves y relajantes los suelen calmar. Hay que recordar que antes de nacer el bebé estaba en constante compañía con el latido del corazón de su madre, muchas veces se sienten confortados con sonidos de este tipo, acompasados. Los bebés también responden a voces conocidas de ahí el origen de las nanas, melodías suaves y repetitivas. A veces solo con apoyarlo en el pecho dejando que oiga el latido cardiaco es suficiente, los padres se sientes muy reconfortados al ver que son capaces de trasmitir tranquilidad a sus bebés recién estrenados.

 

Infusiones

En ocasiones el uso de hierbas naturales puede aliviar el dolor de estómago y de los músculos intestinales: infusiones de manzanilla, hierba luisa, hinojo, anís estrellado,…etc. En algunos países se comercializan preparados de uso infantil que contienen una mezcla de ellas. Una reciente revisión sobre el uso de probióticos no ha dado resultados concluyentes por lo que no los indicamos. 

 

Movimiento

¿Quién no ha caminado con su bebé en brazos para conseguir que deje de llorar y lo ha conseguido? Se debe al efecto relajante de este tipo de movimiento. Los movimientos rítmicos relajan al bebé, éste es el motivo por el que desde siempre se ha acunado a los niños en brazos o en mecedoras. Otra opción es ponerlo en el cochecito de forma que el bebé te vea y moverlo acompasadamente hacia delante y atrás. Como los bebés no son todos iguales, cada uno tiene sus preferencias y ritmos, cada papá deberá descubrir cuál es el que calma a su hijo.

 

Contacto

La mayoría de los bebés dejan de llorar cuando se sientes seguros, es decir, cuando sus condiciones se parecen a las que tenía antes de nacer en su vida intrauterina. Este es el motivo por el que el baño con agua tibia acostumbra a resultarles relajante si luego se le envuelve y se le pone de manera que pueda sentir nuestro latido cardíaco mientras se le acuna o canta, es muy probable que cese su llanto.

 

Paciencia

De todas maneras, lo que nunca puede faltar en el cuidado y crianza de nuestros hijos es paciencia y para calmar el llanto a un bebé, más.

Muchas mamás se desesperan al ver llorar a su bebé y esto agrava la situación, ya que los movimientos para tranquilizarlo no serán los apropiados. Seguramente se lo acunará demasiado rápido e incluso de manera violenta.

Otro error común es intentar alimentarlos a toda costa ya sea dándoles de mamar o un biberón, cuando en realidad el bebé no tiene hambre. Por todo esto, es importante dejar los propios problemas de lado y si realmente no puedes calmarte tu misma, pide ayuda a tu pareja o a las abuelas para que lo intenten, ya que acostumbran a tener más paciencia. Tal vez necesitas un descanso y que otra persona se haga cargo de momento de la situación. La crianza no es fácil con según qué tipo de bebé y la lactancia materna es bastante agotadora, necesitar ayuda cuando se lleva bastantes días sin dormir seguido es natural y no debe preocupar.

Hay que recordar que los bebés, a menos que estén enfermos, siempre terminan calmándose pero a su tiempo, no al de los padres. No es que el bebé no va a parar de llorar, sino que simplemente no lo hará en el momento que tú quieras.

¡Ah! Y cuando se termine la paciencia, más paciencia…nunca falla.

 

¿Tienes dudas? Compra una video consulta y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.