Está aumentado la frecuencia de frenillo lingual o está aumentando la lactancia materna

Valora este artículo
[Total: 58    Average: 4.6/5]

bebé-que-no-chupa-bebé-que-no-engorda-bebé-que-no-mama-bien

Está aumentado la frecuencia de frenillo lingual o está aumentando la lactancia materna

Una consulta frecuente en pediatría, especialmente durante los últimos años,  es sobre el frenillo lingual corto o anquiloglosia. Es falsa la creencia de que cada vez son más los niños que presentan esta malformación. Según datos de la AEPED (Asociación Española de Pediatría), la incidencia es de un 1,7 a un 4,8% de los niños que lo presenta, siendo tres veces más frecuente en niños que en niñas. La razón de que ahora parezca haber más casos es porque se está fomentando y extendiendo la lactancia materna, y es precisamente a través de esta práctica como se suelen detectar los casos de frenillo lingual corto.

 

Pero…¿Qué es el frenillo lingual y qué ocurre cuando es demasiado corto?    

El frenillo lingual es una membrana que une la lengua con el suelo de la boca. Cuando este frenillo es normal y su elasticidad es adecuada, no interfiere con los movimientos de la lengua necesarios para succionar, comer o incluso hablar. Si, por el contrario, es demasiado corto o grueso, la lengua experimentará limitaciones de diversa gravedad.

¿Qué problemas presenta un bebé o niño con el frenillo lingual corto?

Las consecuencias de esta malformación van a depender tanto de la edad del niño como de la gravedad de la condición.

En bebés, lo más habitual es que presenten problemas con la lactancia materna tales como incapacidad para agarrase correctamente al pecho, succiones lentas e incompletas, tomas largas y cansadas y lenta ganancia de peso. También la madre puede verse perjudicada por un frenillo lingual corto, presentando dolor, grietas y heridas en los pezones; infecciones (mastitis) y sensación de baja producción de leche. Muchas mujeres experimentan también algunos problemas psicológicos como frustración, ansiedad o depresión, debido a que sienten que no son capaces de alimentar a sus hijos correctamente.

En niños más mayores, las consecuencias más habituales son incapacidad para masticar alimentos sólidos correctamente, dificultades para hablar y/o articular determinados sonidos y problemas dentales.

¿Qué hacer si un niño tiene frenillo lingual corto o anquiloglosia?

El tratamiento dependerá de la gravedad de la situación y por tanto ésta deberá ser evaluada por un pediatra. En caso de que sea necesario tratar la malformación, el tratamiento será quirúrgico (frenectomía). Cuando se trata de bebés pequeños, el frenillo es muy fino y no tiene apenas venas, por lo que la intervención es rápida y sencilla y puede realizarse incluso sin anestesia en el consultorio del cirujano. Para bebés más mayores se requerirá una cirugía programada y el uso de anestesia. Tras la operación deberán seguirse unas pautas básicas para la correcta curación y cicatrización del frenillo, dado que a veces éste puede volver a regenerarse.

 

¿Tienes dudas? Compra una video llamada y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO