¿Cómo se controla la fiebre en los niños y bebés?

Valora este artículo
[Total: 3840    Average: 4.6/5]

fiebre en niños y bebes, control de la fiebre en niños y bebes¿Cómo se controla la fiebre en los niños y bebés?

Hay que tener presente que la fiebre es un mecanismo de defensa, al aumentar la temperatura del cuerpo todas las reacciones bioquímicas internas se aceleran, es decir, todo el sistema inmunitario y de defensas se pone a trabajar aceleradamente para controlar la infección, por tanto el objetivo nunca será bajar la temperatura a 36,5ºC sino simplemente mejorar la sensación de disconfort del niño febril.

La fiebre presenta diversas fases que es bueno conocer. Para controlar la fiebre hay dos herramientas: Los medios físicos y las medicinas.

Hay dos maneras de controlar la fiebre:

1- Con medidas físicas: aumentando la ingesta de agua, sacando ropa, dando un baño con agua templada o usando compresas de agua para enfriar el cuerpo desde fuera.

Aumentando el consumo de liquidos el niño sudará con más facilidad y este sudor es su piel actua como refrigerante, es el mecanismo natural para enfriar el cuerpo

Cuando el niño tiene fiebre suele quejarse de frio por lo que la tendencia es a abrigarle cuando justo lo que hay que hacer es lo contrario, al abrigarlo se dificulta la eliminación de calor a través de la piel y la temperatura se mantiene o aumenta.

Por tanto para hacer bajar la temperatura hay que desnudar al enfermo.

Otra opción es meter al niño en la bañera con agua templada (unos 5º menos que la temperatura del niño, si tiene 39º el agua a 34º) y dejarlo durante 15-20 minutos de forma que conforme se enfría el agua por sí sola va bajando gradualmente la temperatura.

También podemos envolver al bebé en una toalla mojada con agua templada y dejarlo recostado en una superficie impermeable y poco a poco veremos como se calienta la toalla y se enfría en niño. Todo ello debe hacerse siempre que la sensación de disconfort del niño no sea mayor que la que le produce la misma fiebre.

Es importante tener en cuenta que los cambios de temperatura bruscos no son buenos.

La temida convulsión febril puede ocurrir tanto por una subida como con una bajada brusca de la temperatura. Por ello los métodos que empleemos deben ser graduales para conseguir que la temperatura descienda poco a poco.

 

Medicinas para controlar la fiebre en niños y bebés:

Básicamente disponemos de tres medicamentos, los más usados en pediatría por su frecuencia son Paracetamol (Apiretal, Febrectal, Efferalgan, Melabón), Ibuprofeno (Dalsy, Junifen) y Metamizol (Nolotil, Metalgial).
Cualquiera de ellas en jarabe, supositorios o pinchado tarda en torno a una hora en empezar a hacer efecto.

A modo orientativo la dosis de los más usados son:

Ibuprofeno 2%: El peso dividido entre 3 cada 6 u 8 horas.

Ej.: Niño de 15 Kg. 5 ml cada 6 u 8 horas. 1ml (mililitro) es lo mismo que 1cc (centímetro cúbico).

En los ibuprofenos al 4% la dosis que corresponde es la mitad.

Paracetamol: El peso dividido entre 10 cada 6 u 8 horas.

Ej.: Un niño de 15 Kg. 1,5 ml cada 6 u 8 horas.

Si la fiebre es superior a 38,5 o cuesta mucho que baje se puede dar hasta el doble.

Es decir para 15kg, 3ml cada 6 u 8 horas.

Cuando la fiebre vuelve a subir antes de las 6 horas hay pediatras que adelantan la toma, poniéndolas hasta cada 4 horas, los hay que usan los medios físicos y hay quien los intercala, esta es una  prática que se hizo mucho pero que actualmente se desaconseja.

Se da Ibuprofeno, si a las 3-4 horas sube de nuevo la fiebre a más de 38º se da Paracetamol y a las 3-4 horas de nuevo Ibuprofeno.

Aún haciendo todo esto a veces la fiebre no puede controlarse, sobretodo los primeros días de la infección. En esos casos, como en casi todos lo que manda es el estado general del bebé o niño. Si es bueno, aunque la fiebre sea alta, la infección no es grave en principio. Si el estado general es malo y la fiebre muy resistente, debe ser visto por un pediatra lo antes posible para descartar infecciones graves.

Respecto al Metamizol, al ser un medicamente a darse en dosis muy bajas y tener efectos secundarios si estas son altas, en principio recomendarlo como de uso habitual en los domicilios no nos parece adecuado.

Resumen: la fiebre es un mecanismo de defensa, hay que bajarla cuando la sensación de disconfort en el niño es muy alta, pero no hace falta bajarla a 36,5ºC (que es la temperatura habitual) con mantenerla por debajo de 38ºC es suficiente.

¿Tienes dudas? Compra una consulta online y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.

Si te ha gustado, COMPARTE, ayúdanos a crecer, gracias !!!

COMPARTE ESTE ARTÍCULO