OTITIS, ¿ANTIBIÓTICOS SÍ O NO?

Valora este artículo
[Total: 2    Average: 5/5]

otitis OTITIS, ¿ANTIBIÓTICOS SÍ O NO?

Cuando acudimos a la consulta del pediatra con un niño o bebé, y se le diagnostica de otitis, estamos acostumbrados a pensar que será tratado de inmediato con antibióticos. Pero los protocolos más actualizados insisten en diferenciar qué tipo de otitis y qué tipo de paciente va a ser el que realmente se va a beneficiar del uso de antibióticos, porque habrá una gran mayoría que no los va a necesitar.

¿Qué tipos de otitis existen?

Las otitis (inflamación del oído) se dividen principalmente en:

otitis externa: afecta al conducto auditivo, lo que está en la parte más exterior antes de llegar al tímpano. Se suele asociar con los usuarios de piscinas, ya que la humedad del conducto favorece su aparición.

otitis media: afecta desde el tímpano hacia adentro, antes de llegar al oído interno. Las otitis medias se dividen en agudas (cuando se trata de una infección reciente y que se suele resolver en pocos días) y crónicas (cuando hay acumulación de mucosidad por más de 3 meses, y que puede interferir con la audición).

En este post pretendemos enfocarnos en la OTITIS MEDIA AGUDA, que se presenta a cualquier edad, muy predominante en bebés y niños pequeños, y suele acompañar a cuadros catarrales y complicarlos.

¿En qué consiste la OTITIS MEDIA AGUDA? ¿Con qué síntomas se presenta?

Se trata de una INFECCIÓN BACTERIANA de una parte del oído, el oído medio. Dicha infección se acompaña de INFLAMACIÓN de la mucosa que recubre al oído y secreción de MOCO dentro del oído.

Todo esto acostumbra a generar un intenso dolor (OTALGIA) en los oídos de los niños. Como resultado, el niño que aún no sabe comunicar qué le duele, puede estar IRRITABLE, incluso RECHAZAR EL ALIMENTO o presentar VÓMITOS.

Como muchas infecciones puede acompañarse de FIEBRE. Ésta nos alerta en un catarro de vías altas que tendía a recuperarse y repentinamente inicia fiebre, y nos orienta a una probable complicación, como es la otitis.

Cuando el cuadro no se resuelve, la presión que se origina dentro del oído medio puede llegar a perforar el tímpano y observarse entonces la salida del moco, infectado, por el conducto auditivo, lo que se conoce como SUPURACIÓN.

¿Cómo se trata la OTITIS MEDIA AGUDA?

El tratamiento común para todos los pacientes va a ser la ANALGESIA y los ANTIINFLAMATORIOS, es decir el uso de fármacos que buscan aliviar el dolor y mejorar la inflamación. Para ello se utiliza con mayor frecuencia el IBUPROFENO, ya que tiene efecto analgésico (elimina el dolor) y antiinflamatorio (disminuye la inflamación, por lo que ayuda a su resolución).

Algunos niños necesitarán además el uso de ANTIBIÓTICOS. Pero, ¿cómo sabemos qué niños son los que los van a necesitar? Existen unos criterios que el pediatra va a seguir para decidir si un niño necesita antibióticos o no.

Si el niño es mayor de dos años, no tiene dolor muy intenso, no presenta fiebre y no tiene patologías previas relacionadas con el oído que lo sitúe en un riesgo mayor de complicaciones, su tratamiento inicial será únicamente con analgésicos no esteroideos (AINES, por ejemplo: Ibuprofeno) durante 48 horas y se valorará de nuevo entonces por un pediatra, que discriminará si está mejorando o requiere añadir antibiótico al tratamiento. Por eso no debe extrañarnos que algunas veces el pediatra trate la otitis de los niños exclusivamente con ibuprofeno. Se ha comprobado que muchos de los niños tratados de esta forma presentan una resolución de su otitis en poco tiempo.

En cambio, en niños más pequeños, si el dolor es muy intenso, si aparece fiebre, o bien si supura el oído o están ambos oídos afectados a la vez, está justificado añadir antibióticos, de cara a curar la otitis y prevenir complicaciones mayores (por ejemplo la mastoiditis).

Lo mismo pasa con pacientes que tienen otitis recurrente o persistente, o bien algún familiar de primer grado con secuelas en el oído por inflamaciones repetidas. En ellos también está indicado utilizar antibióticos desde el principio.

Si el paciente no tiene alergia al grupo de las Penicilinas, se utiliza la AMOXICILINA, a dosis altas (más altas que las que se utilizan para curar unas anginas, por ejemplo). Los niños menores de 6 meses o de 2 años si tienen síntomas graves (mucho dolor, fiebre alta), o bien los niños con antecedentes familiares de secuelas o los que no han respondido bien a la amoxicilina, requerirán antibióticos de más amplio espectro como la AMOXICILINA – ÁCIDO CLAVULÁNICO. Los pacientes que tienen alergia importante a estos componentes serán tratados antibióticos pertenecientes a otros grupos diferentes de las penicilinas (por ejemplo: la AZITROMICINA, entre otros).

Conclusiones

En niños pequeños con catarro que empeoran, o bien si se presenta desde el inicio dolor de oído, fiebre, irritabilidad, o supuración se debe pensar en la otitis media aguda como diagnóstico muy probable.

En caso de que el pediatra nos confirme esta sospecha, nos indicará, en función de la edad del niño, los antecedentes y las características de la otitis en curso, si recibirá tratamiento únicamente con antiinflamatorio o bien se añadirá también antibiótico.

La mayoría de las otitis en niños mayores de dos años se resuelven sin antibióticos y sería una mala praxis añadir antibiótico a los niños en los que no está indicado, favoreciendo la resistencia a antibióticos que amenaza actualmente a nivel poblacional.

¿Tienes dudas? Compra una consulta online y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO