¿Se enferman más frecuentemente los niños que acuden a la guardería?

Valora este artículo
[Total: 0    Average: 0/5]

guarderia TPO ¿Se enferman más frecuentemente los niños que acuden a la guardería?

Normalmente sí. Para entender los motivos tenemos que aceptar estas realidades:

  • El sistema defensivo de los niños menores de 3 años es inmaduro.
  • De 0 a 4 años los niños sufren unas 100 infecciones víricas: de ellas serán 1 ó 2 catarros al mes.
  • En el primer año de guardería es en el que con más frecuencia enferman; después la incidencia baja.

Sin embargo son mitos que:

  • Al niño que está siempre enfermo haya que hacerle un estudio porque “no es normal”.
  • Haya “niños con moco crónico”.
  • La guardería sea perjudicial porque hace que el “niño siempre esté enfermo”.

El “síndrome de la guardería” es un conjunto de infecciones típicas de la infancia, habitualmente benignas, que se padecen de forma más frecuente y habitual escolarizado en una guardería de 0 a 3 años. Las mismas infecciones se pueden padecer también sin asistir a guardería. Se tiene la sensación de que “siempre están enfermos”, de que “no salen de una cuando entran en otra”.

Se conoce que la frecuencia normal de las infecciones es de hasta una a la semana en el primer año de vida; a los 2 años será una infección cada dos semanas y a los 3 años, una cada tres semanas o cada mes.

La guardería tiene una serie de desventajas:

  • se propagan enfermedades infecciosas, sobretodo en el primer año de vida.
  • se disminuye el número de tomas de leche materna (fuente de salud).
  • se distancia el vínculo madre-padre-niño en los primeros meses-años.

Pero asistir a guardería tiene una amplia lista de beneficios:

  • el ciudado se deja en mano de profesionales.
  • ayuda al aprendizaje precoz.
  • ayuda a la socialización precoz, aprenden a compartir.
  • ayuda a la adaptación a las normas o disciplina.
  • fomenta la independencia progresiva del niño.
  • facilita el desarrollo profesional de los padres.

Entre la familia y sus opciones de cuidado y el pediatra se puede decidir la idoneidad o no para el bebé de asistir a una guardería y a qué edad.

Los pediatras recomendamos que el inicio de la guardería sea:

  • Con 1 año: por poseer un sistema inmune maduro y ya protegido por vacunas.
  • Si el bebé es un gran prematuro (menos de 7 meses-32 semanas de gestación) con problemas pulmonares incluso hasta con 2 o 3 años de edad.
  • Si el bebé posee algún problema serio de salud: consultar con su pediatra.

Las recomendaciones por psicopedagogos para el inicio de la guardería son:

  • A los 12-15 meses porque ya camina y puede interactuar más con sus iguales.
  • Los mayores beneficios estarían a partir de los 18-24 meses, por el mayor desarrollo del lenguaje y la comunicación.

Existen 3 pilares fundamentales para el control de las infecciones: vacunas y defensas, higiene y la exclusión temporal:

Las vacunas disponibles son las oficiales según las autoridades sanitarias en el niño y durante el embarazo (gripe, tosferina) y las vacunas no incluidas en calendarios oficiales (no financiadas pero recomendadas por sociedades científicas). No existe evidencia de eficacia de preparados comerciales (vitaminas, plantas, homeopatía…) para prevenir infecciones o para aumentar las defensas por lo tanto NO se recomiendan.

Unos hábitos saludables como una nutrición adecuada, la lactancia materna (es posible prolongarla hasta los 2 años o más según la OMS), el ejercicio físico diario, el evitar el tabaquismo pasivo o un sueño adecuado refuerzan el sistema defensivo de los niños.

Entre las medidas de higiene en la guardería para evitar infecciones están:

  • No compartir objetos, juguetes o cubiertos.
  • Lavarse las manos (niños y adultos) durante 30 segundos.
  • Usar pañuelos desechables.
  • Un cuidador para pocos niños.
  • Ventilar y limpiar los espacios.
  • Enseñar a toser en el brazo o en el codo (no en la mano).
  • Cubrir heridas abiertas.

No existe un documento oficial de exclusión temporal salvo si lo indicaran expresamente las autoridades de Salud Pública en un momento determinado. Lo que tenemos son recomendaciones sanitarias. Los niños no deberían acudir a la guardería-colegio cuando no puedan seguir realizando cómodamente las actividades o cuando necesiten mayor atención por el personal o cuando contribuyan a la propagación de la enfermedad. El sentido común debe dictar sobre cuándo los padres no deben llevar al niño a la guardería.

Generalmente si el niño tiene un proceso infeccioso no hay que llevarlo a la guardería hasta que hayan pasado:

  • 24 horas sin fiebre.
  • 24 horas sin dificultad respiratoria.
  • 24 horas del inicio del antibiótico en procesos bacterianos (conjuntivitis, faringitis bacteriana…) y si el niño está bien.
  • 48 horas sin diarrea ni vómitos.

Existen listas de recomendaciones de exclusión durante un número determinado de días según la enfermedad (Ver https://guia-abe.es/anexos-causas-infecciosas-de-exclusion-escolar).

En resumen, se recomienda asistir a guardería a partir del año de vida y seguir una serie de recomendaciones para prevenir las infecciones tan frecuentes y benignas de estas edades.

¿Tienes dudas? Compra una consulta medica online y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.

Si te gusta, COMPARTE, ayúdanos a crecer, gracias.