Caries dentales por el uso del biberón

Valora este artículo
[Total: 26    Average: 4.4/5]

alimentación y nutrición, biberon y caries, caries en dientes de leche, como prevenir la caries en los dientes de leche, cuando empezar a limpiar los dientes en niños, cuidador para evitar las caries en bebes y niños, las caries en dientes de leche se tienen que tratar

aEsto puede suceder si acuestas al niño a dormir con un biberón de fórmula, leche, zumo, agua con azúcar, bebidas azucaradas,…etc. Permitirle al bebé que chupe, o lacte por largo tiempo o fuera de las horas de comida, ya sea despierto o dormido, también puede causarle este tipo de caries.

Cuando el líquido de un biberón se acumula en la boca, los gérmenes que hay en la boca convierten los azúcares (naturales o agregados) del líquido en ácido. Este ácido entonces empieza a disolver los dientes (principalmente los dientes de frontales de arriba), causándoles caries. Las caries, producto de esta situación, pueden provocar serios daños a los dientes de leche, y también pueden causar problemas dentales que afectarán los dientes permanentes de tu niño.

 

¿Por qué son importantes los dientes de leche?

Muchos padres suponen que las caries en los dientes de leche no tienen importancia, ya que los dientes se van a caer de todos modos, pero éstas caries sí acarrean riesgos.

Si el niño pierde los dientes de leche muy temprano debido a caries o infección, los dientes permanentes todavía no estarán listos para reemplazarlos. Los dientes de leche actúan como una guía para los dientes permanentes. Si los dientes de leche se caen muy pronto, los que quedan podrían cambiar de posición para llenar los espacios perdiéndose el efecto guía.

 

¿Qué puedo hacer para prevenir las caries como producto del uso del biberón?

Toma las siguientes medidas para evitar este problema:

Nunca acuestes al niño a dormir con un biberón. A los 7 u 8 meses de edad, la mayoría de los niños ya no necesitan comer durante la noche. Los niños que toman su biberón mientras están acostados también son más propensos a que padezcan infecciónes de oído.

– Dale el biberón a tu niño solamente durante las comidas. No lo uses en lugar de un chupete; no le permitas al niño andar caminando con el biberón en la mano, o tomar el biberón por períodos muy largos. Estas cosas no sólo podrían resultar en caries «de leche,» también podrían lastimarse los dientes si se cae con el biberón en la boca.

Enséñele al niño a beber en vaso tan pronto como sea posible, generalmente alrededor del año de edad. Beber en vaso no hace que el líquido se deposite alrededor de los dientes, y el bebé no puede llevarse el vaso a la cama.

– Si el niño insiste en tener un biberón consigo por largos períodos, llénalo con agua solamente.

Para prevenir las caries, también es importante mantener limpia la boca del bebé.

Después de las comidas, cepíllale suavemente las encías y los dientes de leche con un cepillo suave para bebés.

Comienza a usar agua y un cepillo suave de tamaño infantil una vez que el niño tenga siete u ocho dientes. Para cuando tenga 2 años, debe cepillarle los dientes una o dos veces al día, de preferencia después del desayuno y antes de acostarse.

Empezar a usar una pasta dental fluorada cuando esteis seguros de que el niño no se la va a comer (generalmente cuando el niño tiene aproximadamente 3 años). Usar una cantidad de pasta del tamaño de un guisante para limitar la cantidad que pueda comerse. Demasiado fluoruro puede hacerle daño.

 

Descubrir las caries a tiempo

La primera indicación de las caries, producto del uso del biberón, son manchas blancas en los dientes superiores frontales. Éstas manchas son difíciles de ver al principio. Si un niño tiene caries, necesita recibir tratamiento pronto para evitar que las caries se propaguen y para prevenir daño permanente a los dientes.

Si piensas que tu niño pudiera tener caries por el uso del biberón, consulta a tu pediatra.

 

¿Tienes dudas? Compra una consulta medica online y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.

Si te ha gustado, COMPARTE, ayúdanos a crecer, gracias

COMPARTE ESTE ARTÍCULO