Verrugas en niños: qué son y cómo las tratamos

Valora este artículo
[Total: 511    Average: 4.6/5]

congelar verrugas, contagio verrugas niños, contagio VPH niños, contagio virus papiloma humano niños

Las verrugas son muy habituales tanto en niños como en adultos, aunque tienden a presentarse de forma más frecuente en la infancia. Aunque están ocasionadas por el Virus del Papiloma Humano, en realidad no suponen ningún riesgo, a menos que se produzcan en la zona genital (caso extremadamente raro en la infancia). Hoy os hablaremos sobre el Virus del Papiloma Humano en niños y os explicaremos qué tipos de verrugas son las más frecuentes y qué podemos hacer para erradicarlas.

 

¿Qué son las verrugas?

Las verrugas en niños son unas pequeñas manchas con relieve que surgen en la piel. Son redondeadas, están bien delimitadas y tienen una superficie muy característica, normalmente rugosa y un poco endurecida. Su tamaño y color son variables. Normalmente son pequeñas, aunque algunas pueden llegar a medir más de 1 cm. Los colores suelen ser similares al de la piel, pudiendo variar en la tonalidad, desde verrugas amarronadas a rosadas o amarillentas. Las verrugas en niños son más frecuentes a partir de los 10-12 años, aunque pueden presentarse en cualquier momento. Las zonas afectadas más comunes son las manos, las plantas de los pies, las rodillas y los codos. Sin embargo, cualquier parte del cuerpo es susceptible de presentar verrugas.

Por su morfología y situación, distinguimos diversos tipos de verrugas en niños:

  • Comunes o vulgares: son las más típicas, suelen tener un tono más oscuro que la piel y una superficie rugosa semejante a una coliflor, pudiendo presentar puntos oscuros en su interior.
  • Planas: son verrugas pequeñas con la superficie aplanada y lisa. Su color suele ser más claro, pudiendo ser rosado o amarillento. Es común que este tipo de verrugas aparezca en la cara, aunque también pueden surgir en otras partes del cuerpo.
  • Plantares: como su nombre indica, estas verrugas son típicas de las plantas de los pies y suelen ser bastante molestas y recurrentes.
  • Filiformes: son verrugas alargadas y estrechas que se asemejan a un dedo en miniatura. Son de color carne y suelen aparecer alrededor de la nariz, la boca o los ojos.

 

¿Por qué surgen las verrugas en niños?

El Virus del Papiloma Humano es el causante de la aparición de verrugas en niños y adultos. Aunque este virus, que trataremos en más profundidad en otro post, está vinculado a problemas más serios, los serotipos que causan verrugas en niños no son problemáticos. EL VPH tiene muchos tipos, algunos de los cuales están asociados a un mayor riesgo de desarrollar cáncer. Sin embargo, no todas sus variantes lo producen ni tienen las mismas connotaciones. Por eso, aunque la presencia de verrugas implica un contagio por VPH, no significa que nuestro hijo o hija haya estado o esté expuesto a nada grave.

La infección por VPH es muy frecuente. Se trata de un virus muy contagioso, con el que los niños pueden entrar en contacto en cualquier momento: tocando personas que padecen verrugas, utilizando las mismas toallas o caminando descalzos por superficies húmedas expuestas al virus. Es muy frecuente que niños que van a la piscina y caminan descalzos por su borde o por las duchas, se contagien de VPH. Incluso una misma persona puede contagiarse verrugas a sí misma, dispersándolas hacia otras partes del cuerpo por contacto directo.

 

Las heridas y lesiones favorecen la entrada del virus en el organismo. Por eso, los niños que se muerden las uñas o las pieles circundantes, son más propensos a padecer verrugas en esos lugares. Asimismo, tener heridas en los pies y caminar descalzo por lugares que puedan estar infectados aumenta las posibilidades de contagio. Una vez se produce, el período de incubación del virus (desde que entra en el cuerpo hasta que surgen las verrugas) puede ser de entre 1 y 12 meses.

 

¿Qué hacemos con las verrugas en niños? Tratamientos para eliminarlas

Aunque las verrugas no son peligrosas y en general desaparecen al cabo de unos 2 o 3 años, a veces puede ser recomendable tratarlas, especialmente para evitar contagios a otras zonas del cuerpo. Además, algunas de ellas, como las plantares, pueden llegar a ser realmente molestas. Otras, por su presencia en zonas visibles de la piel, pueden llegar a causar complejo, incomodidad o problemas psicológicos.

Para tratar las verrugas existen diversos procedimientos, dependiendo del tipo o de sus características. Por eso, lo más conveniente es que sea el pediatra el que evalúe el caso y recete el mejor tratamiento. En general, podemos distinguir las siguientes opciones:

  • Tratamientos con Ácido Salicílico, Glutaraldehido o Ácido Láctico en concentraciones variables, que se venden en lociones o apósitos.
  • Crioterapia con nitrógeno líquido.
  • Utilización de una corriente eléctrica para quemar la verruga.
  • Extirpación con bisturí.
  • Cirugía láser.

 

Recomendaciones para evitar el contagio de verrugas

El Virus del Papiloma Humano es tan contagioso y está tan extendido que es casi imposible evitar el contacto con él. Podemos enseñar a nuestros hijos unas normas básicas de higiene, como lavarse las manos frecuentemente, pero no podemos impedir que se exponga a este u otros virus semejantes. Tampoco es recomendable que nuestro pequeño evite jugar con niños que tienen verrugas, ya que estaríamos inculcándole valores erróneos. Los niños con verrugas pueden sufrir mucho psicológicamente, por vergüenza o por rechazo, por lo que debemos hacer lo posible para apoyarles y hacerles sentir aceptados. Además, nada nos aseguraría que no se contagiaran en algún otro sitio.

Lo que sí que podemos hacer es enseñar a los niños a extremar las precauciones en la piscina, gimnasios y otras zonas comunes donde el riesgo de contagio por VPH u otros microorganismos sea más elevado. Debemos evitar que compartan toallas o calzado que pueda estar húmedo, como las chanclas de la piscina.

Para evitar que el niño con verrugas contagie otras zonas de la piel, deberemos evitar las lesiones. Por ejemplo, si nuestro hijo se muerde las uñas o se arranca los padrastros, es más posible que nuevas verrugas aparezcan en esas zonas. También hemos de tener en cuenta es los tratamientos para eliminar las verrugas son bastante agresivos para la piel y deben utilizarse con cuidado y siguiendo los consejos del pediatra o farmacéutico. La extirpación de algunas verrugas, si no se hace correctamente, puede dar lugar a lesiones y a su extensión a otras partes del cuerpo.

 

 

¿Tienes dudas? Compra una video consulta y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO