¿Cómo saber si mi hijo oye bien? ¿Cómo descartar los problemas de audición?

Valora este artículo
[Total: 270    Average: 4.6/5]

como saber si mi hijo bebe oye bien, comprueba que tu hijo oye bien, signos de que tu bebe oye bien, como saber i mi bebe escucha, como se si mi bebe oye bienUn motivo de consulta frecuente es: me parece que mi hijo no oye bien pues no contesta, y repite constantemente ¿qué?

Siempre a los padres les ha preocupado que su bebé oiga bien. Desde que se efectúan pruebas acústicas a la mayoría de los recién nacidos antes del mes de vida, esta pregunta se ha trasladado de bebés a preescolares.

Ya que: algunos bebés nacen con problemas de audición (muy pocos), otros nacen con la audición normal (la mayoría) y de estos, algunos empiezan a tener problemas de audición mientras crecen, hasta que en la vejez, muchas personas son sordas a consecuencia de la edad y de los ruidos.

Los niños aprenden a hablar por imitación de los sonidos que escuchan a su alrededor, de las voces de sus padres y los cuidadores, por ello es importante cerciorarse que oyen y escuchan bien ya que el lenguaje se aprende mucho antes de hablar.

Es decir, los problemas de audición retrasan el habla y el lenguaje.

A continuación mostramos una lista de las habilidades lingüísticas correspondientes según edad y desarrollo del bebé-niño. ¿Qué es lo que le toca saber hacer? ¿Qué es lo habitual a su edad?

Por lo general, el niño no tiene todas las habilidades que se indican a cada edad, pero si la mayoría.

Lista para el control de la audición

Recién nacido hasta los 3 meses

  • Reacciona a los ruidos.
  • Se calma y sonríe cuando le hablan.
  • Reconoce la voz de sus cuidadores y si está llorando se calma al oírla.
  • Al comer, comienza o para de chupar en respuesta a un sonido.
  • Balbucea, murmura o emite sonidos agradables.
  • Llora de formas diferentes, según la necesidad que tenga.
  • Sonríe cuando la ve a sus padres.

 

De 4 a 6 meses

  • Sigue los sonidos con la mirada.
  • Responde a los cambios en el tono de voz.
  • Reconoce objetos que producen sonidos.
  • Presta atención a la música.
  • Balbucea algo parecido al habla y usa una gran variedad de sonidos, incluso los que comienzan con “p”, “m” y “t”.
  • Se ríe.
  • Balbucea cuando está emocionado o triste.
  • Hace sonidos de gorgoteo cuando está solo o jugando con los cuidadores.

 

De 7 meses a 1 año

  • Le gusta jugar a palmotear (aplaudir) y a esconderse.
  • Gira su cabeza hacia el lugar de donde provienen los sonidos.
  • Escucha cuando se le habla.
  • Entiende las palabras de las cosas comunes, por ejemplo, “agua” “pan” “coche”.
  • Responde a lo que se le pide (“ven acá” o “¿quieres más?”).
  • Balbucea grupos de sonidos largos y cortos (“tata, mamá, papá”).
  • Balbucea para llamar la atención.
  • Se comunica usando gestos, como por ejemplo manoteando o levantando los brazos.
  • Imita diferentes sonidos del habla.
  • Al año, dice una o dos palabras (“tata”, “papá”, “mamá”).

 

De 1 a 2 años

  • Conoce varias partes del cuerpo y las señala cuando se le pregunta.
  • Sigue órdenes simples (“dame la pelota”) y entiende preguntas simples (“¿dónde está tu nariz?”).
  • Disfruta de cuentos, canciones y rimas sencillas.
  • Señala los dibujos en un libro cuando se le pregunta sobre ellos.
  • Aumenta el vocabulario con nuevas palabras constantemente.
  • Hace preguntas usando una o dos palabras (“¿dónde está?” o “¿tú vas?”).
  • Junta dos palabras (“más sopa” o “jugo no”).
  • Usa diferentes sonidos de consonantes al comienzo de las palabras.

 

De 2 a 3 años

  • Usa una palabra para casi todo.
  • Usa frases de dos o tres palabras para hablar de algo o preguntar.
  • Usa estos sonidos: “c”, “g”, “f”, “t”, “d” y “n”.
  • Habla de modo que se hace entender por los miembros de la familia y amigos.
  • Nombra los objetos para pedirlos o para que se les preste atención.

 

De 3 a 4 años

  • Oye cuando se le llama desde otra habitación.
  • Oye el televisor o la radio al mismo volumen que otros miembros de la familia.
  • Contesta cuando se le pregunta, “¿quién?”, “¿qué?”, “¿dónde?” y “¿por qué?”.
  • Habla sobre las actividades realizadas en distintos lugares: casa los abuelos, escuela y otros.
  • Usa frases con cuatro o más palabras.
  • Habla sin repetir sílabas o palabras.

 

De 4 a 5 años

  • Presta atención a un cuento y contesta preguntas sobre éste.
  • Entiende la mayoría de lo que se dice en casa o en la escuela.
  • Usa frases con muchos detalles.
  • Relata cuentos manteniéndose en el tema y añadiendo detalles según su imaginación.
  • Se comunica fácilmente con otros niños y adultos.
  • Dice la mayoría de los sonidos correctamente, a excepción de unos pocos (“l”, “s”, “r”, “v”, “z”, “ch”, “g”, y “j”).
  • Nombra algunas letras y números.
  • La construcción de la frase ya es de gramática adulta.

 

Una prueba bastante eficaz en estos niños nativos digitales, que dominan los mandos a distancia, es dejarles acomodar el volumen de la TV de los programas infantiles y observar a que volumen ellos se sienten cómodos, si este es alto, es casi seguro que no oyen bien.

Insistir en la necesidad de detectar, diagnosticar y tratar los déficits de audición ya que tienen gran repercusión en los procesos de aprendizajes, la adaptación escolar, las conductas y los comportamientos, junto con los problemas visuales  son un motivo importante de fracaso escolar.

 

¿Tienes dudas? Compra una consulta online  y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.

Si te ha gustado, COMPARTE, ayudanos a crecer, gracias!!!