Mini curso de nutrición, de los 4 a los 6 meses

Valora este artículo
[Total: 7    Average: 4/5]

alimentacion-de-los-bebes-a-partir-de-4-meses-alimentación-para-bebes-de-4-a-6-meses-alimentación-y-nutrición-de-bebes-alimentaciuon-de-bebes-de-4-a-6Mini curso de nutrición, de los 4 a los 6 meses. La leche materna o las leches de inicio para lactantes continúan siendo la fuente de alimentación más importante para tu bebé y cubren todas sus necesidades nutricionales. Introduciendo gradualmente otros alimentos enseñarás a tu bebé a apreciar toda una variedad de sabores, lo que constituye la base de una dieta equilibrada y de la futura salud de tu bebe, pero podría seguir con lactancia exclusiva hasta los 6 meses.

Las reglas de oro para introducir la comida sólida

  • Continúa dando a tu bebé lactancia materna o cuatro biberones de leche de inicio para lactantes al día hasta que cumpla seis meses.
  • Introduce nuevos alimentos en los periodos en los que tu bebé se muestre relajado.
  • Prueba la introducción de los sabores de uno en uno.
  • No fuerces nunca a tu bebé a comer si rechaza un tipo de alimento.
  • Deja pasar unos cuantos días antes de intentar dárselo de nuevo.
  • Dale a tu bebé sólo pequeñas cantidades: al principio, puedes dar dos o tres cucharadas con un poco de leche. Posteriormente, puedes intentar darle de comer con la cuchara directamente.
  • Utiliza una cuchara flexible de plástico: las encías de tu bebé son muy sensibles.
  • No introduzcas nunca en su dieta alimentos con gluten antes de que tu bebé tenga ocho meses.

 

¿Qué alimentos puede comer tu bebé?

Algunos consejos generales, pero cada niño tiene sus peculiaridades y su evolución, falta o sobra peso, tendencia al estreñimiento, duerme poco de noche, etc.

Leche infantil: el alimento clave.
La leche es el único alimento que contiene todos los elementos que tu bebé necesita para crecer bien (vitaminas, ácidos grasos esenciales, calcio, hierro, proteínas, etc.).
Cantidades recomendadas: leche materna o cuatro biberones al día de leche de inicio.

Las papillas.
-Descubrir los cereales
En muchos casos, será recomendable la introducción de cereales como primeros “sólidos”, que tendrás que añadir a la dieta de tu bebé. Son una buena forma de familiarizarle con nuevos sabores y con una nueva consistencia.
Ofrece únicamente a tu bebé cereales sin gluten: El gluten es una proteína vegetal presente en ciertos cereales (centeno, trigo, cebada y avena) y en los alimentos que los contengan (pasta, galletas, pan). La intolerancia al gluten afecta a, aproximadamente, un niño de cada 2.000. Por esta razón, y como medida de precaución, sólo debes utilizar cereales sin gluten cuando empieces a variar la dieta de tu bebé.
Los principales beneficios de los cereales: Una forma suave de desarrollar el gusto de tu bebé. Una nueva consistencia, más espesa que la leche. Los hidratos de carbono contribuyen a alargar gradualmente el tiempo entre las tomas hasta conseguir llegar al ritmo de cuatro comidas al día a los seis meses. Contienen numerosos elementos nutricionales: hierro y otras sales minerales, vitaminas y proteínas.
Sencillamente, diluye unas cucharaditas de cereales (1-2 al principio) en la leche infantil preparada en el biberón y ve aumentando gradualmente la dosis de acuerdo con las recomendaciones de tu pediatra y recuerda que el agujero de la tetina tiene que ser mayor que antes.

-Descubrir la fruta y la verdura.
La fruta y la verdura son los dos tipos de alimentos básicos para conseguir una dieta equilibrada. Al principio, elige sabores suaves, ya que el bebé los apreciará más fácilmente.
Inicia a tu bebé ofreciéndole pequeñas cantidades: Por ejemplo, 2-3 cucharadas de papilla. Más adelante prepara la papilla en un plato e intenta dársela con una cucharita de plástico.
Dale sólo verduras COCIDAS: Verdura cocida: calabaza, zanahorias, judías verdes, etc. Preferentemente, no le añadas sal y si 5 cc de aceite de oliva.
Dale sólo fruta MADURA, LAVADA, PELADA y recién triturada: Fruta: manzanas, plátanos, peras y naranja. No le añadas azúcar. El aporte de cantidades elevadas de azúcar está relacionado a largo plazo con un mayor riesgo de obesidad y favorece la aparición de caries dental. Los hidratos de carbono que contienen de forma natural los alimentos (en especial las frutas) ya cubren las necesidades de los lactantes.

 

¿Tienes dudas? Compra una consulta y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.