CELIAQUÍA Y PIEL EN NIÑOS Y ADOLESCENTES

Valora este artículo
[Total: 1    Average: 5/5]

summer-4961666_640 La celiaquía es una enfermedad intestinal en la que existe intolerancia al gluten (que forma parte de algunos cereales como el trigo, la cebada, el centeno y la avena). Produce muchas veces síntomas relacionados con el aparato digestivo como la diarrea o estreñimiento, dolor abdominal, malabsorción de nutrientes y desnutrición. Pero también tiene una serie de manifestaciones extradigestivas típicas como son la anemia, la cefalea y la afectación cutánea.

Otro post trata más sobre qué consiste esta enfermedad (Intolerancia al Gluten en niños: qué es y cómo detectarla). Éste se centrará en qué manifestaciones cutáneas tiene la celiaquía en niños.

PALIDEZ CUTÁNEA

Un signo como es la palidez cutánea podría alertar sobre la presencia de celiaquía en un niño o bebé. La palidez se presenta secundaria a anemia ferropénica(disminución del número de glóbulos rojos secundaria a déficit de hierro). La celiaquía produce anemia, al impedir una correcta absorción de hierro en un intestino dañado por la reacción inmunológica al gluten. Por tanto, la anemia en celíacos suele manifestarse cuando aún no están diagnosticados y por tanto no han suprimido el gluten de su dieta y los daños aún están presentes en el intestino.

AFTAS ORALES

Las aftas orales (llagas en la boca) son otra manifestación frecuentemente asociada a la celiaquía. Estas heridas en la mucosa oral se manifiestan de forma recurrente, y pueden ser también el primer signo de alarma ante una posible celiaquía, aunque afortunadamente la mayoría de veces no será secundaria a ésta.

GLOSITIS ATRÓFICA

Se trata de una inflamación de la mucosa que recubre la lengua, se pierden las papilas por lo que la lengua aparece lisa y brillante. La glositis se puede asociar a otras enfermedades, pero está ampliamente relacionada con la celiaquía.

DERMATITIS ATÓPICA

La celiaquía se asocia a otras enfermedades inmunológicas, y una de ellas es la dermatitis atópica (DA). La DA es una enfermedad de la piel muy frecuente en pediatría que responde bien al tratamiento con emolientes, corticoides tópicos y terapia específica (tacrólimus, pimecrólimus) en los casos más graves.

PSORIASIS

La psoriasis es una enfermedad autoinmune, al igual que la celiaquía, y se pueden ver asociadas en un mismo paciente. Suele cursar en forma de placas enrojecidas y con mucha descamación, poco picor pero estéticamente molestas. Se suele tratar con cremas en los casos más leves, pero algunos pueden requerir tratamientos inmunosupresores e incluso terapias más invasivas.

VITÍLIGO

Como la psoriasis es una enfermedad autoinmune, y también se asocia a celiaquía en algunos pacientes. Se trata de manchas hipocrómicas (pálidas) distribuídas por toda la piel, y es característica en manos y cara.

ALOPECIA AREATA

Zonas de pérdida de pelo, clapas, podrían tratarse de alopecia areata, que es otra enfermedad que se puede asociar a la celiaquía.

DERMATITIS HERPETIFORME

La dermatitis herpetiforme (también conocida como enfermedad celíaca de la piel) es una afectación cutánea propia de la celiaquía, y puede ser su primera manifestación. En pacientes que no realizan dieta exenta de gluten, o que la han iniciado hace poco tiempo, pueden aparecer lesiones que por su distribución recuerdan, sin serlo, al herpes: pápulas (lesiones sobreelevadas) y vesículas (pequeñas ampollas llenas de contenido líquido), muy pruriginosas que pueden extenderse por gran parte del tegumento. Las vesículas se romperán dando lugar a costras.

Se distribuyen en zonas de extensión de extremidades, muslos y el tronco, y en ocasiones afecta al cuero cabelludo y la nuca. Suele cursar a brotes que duran varios meses y dejan manchas hiperpigmentadas. Su tratamiento fundamental es la exención del gluten de la dieta, aunque puede tardar varias semanas en mejorar tras dejar de consumirlo.

CONCLUSIÓN

Aunque la celiaquía es una enfermedad principalmente digestiva, se manifiesta también de otras formas, como es en la piel. Hay un amplio abanico de síntomas cutáneos que pueden ser secundarios a celiaquía, o bien a otras enfermedades que se suelen asociar con ella, principalmente autoinmunes.

¿Tienes dudas? Compra una consulta online y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO