Quemaduras: primeros auxilios

Valora este artículo
[Total: 2    Average: 3/5]

IMAGEN QUEMADURA     QUEMADURAS: PRIMEROS AUXILIOS

Un tipo de accidente habitual que sufren los niños son las quemaduras, ya sea por escaldadura (un líquido caliente de la cocina que les cae encima), por llama (petardos, vengalas…), por contacto con superficie caliente (tocar el horno), o bien quemaduras químicas o eléctricas.

Para tratar de forma inmediata y en el lugar de los hechos a los niños o bebés víctimas de quemaduras debemos seguir las siguientes pautas:

  • Si su ropa está en llamas: cubrir al niño con una manta o hacerlo rodar por el suelo para extinguir las llamas.
  • De inmediato retirar toda la ropa que no esté adherida a la piel. La ropa que esté pegada no se retirará (esto se hará después durante la cura de las heridas en el hospital).
  • Después se irrigará toda la zona quemada con agua fría durante unos 10 minutos (o 20 si se trata de una quemadura química). NO SE DEBE APLICAR HIELO. Esto enfría la herida y hace que una quemadura superficial no progrese a otra más profunda.
  • Si la quemadura es SUPERFICIAL (se conoce como quemadura de PRIMER GRADO) es suficiente con hidratar la piel y vigilar la evolución (que no empeore en los siguientes días, lo que significaría infección de la herida).
  • Si la herida presenta AMPOLLAS (se conoce como quemadura de SEGUNDO GRADO) o se ve húmeda (exuda líquido) se tapará con gasas estériles o en su defecto sábanas o toallas limpias. Se puede humedecer las gasas en suero o agua tibia. NUNCA SE DEBE ROMPER LAS AMPOLLAS, ya que aumenta el riesgo de infección.
  • Se contactará con el servicio de emergencias (112) o se trasladará al niño a un centro de salud dependiendo de la gravedad, para consultar con un pediatra. Para evitar la pérdida excesiva de calor del niño o bebé (hipotermia) se cubrirá por encima con mantas o paños limpios mientras llega la ayuda.
  • No se recomienda aplicar remedios caseros como pasta dentífrica, pomadas ni mantequilla. En cambio, existen cremas específicas (Sulfadiazina de plata: por ejemplo, SILVEDERMA) que sí se pueden aplicar para evitar la infección de la herida.

Las quemaduras extensas, profundas o en zonas peligrosas (cara, cuello, sobre articulaciones) deben ser valoradas y tratadas siempre por un profesional.

 

¿Tienes dudas? Compra una consulta medica online y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.

Si te gusta, COMPARTE, ayúdanos a crecer, gracias.