Gastroenteritis por Campylobacter: ¿Qué son y cómo podemos prevenirlas?

Valora este artículo
[Total: 222    Average: 4.6/5]

agua contaminada, alimentos astringentes, alimentos contaminados, animales con campylobacter, antibióticos para gastroenteritisGastroenteritis por Campylobacter: ¿Qué son y cómo podemos prevenirlas?

Muy a menudo los papás y mamás oyen hablar de las gastroenteritis por Campylobacter sin saber muy bien a qué nos referimos los pediatras con esta terminología. Para aclarar algunas dudas, desde Tu Pediatra Online, os dejamos hoy un post que esperamos que os ayude a conocer un poco más qué son las Campylobacter, cómo se transmiten y qué podemos hacer para evitar que nuestros niños desarrollen este tipo de gastroenteritis.

¿Qué es la Campylobacter?

Las Campylobacter son un tipo de bacterias que causan infecciones gastrointestinales. Están muy extendidas por todo el mundo y viven en el tracto intestinal de algunos animales, especialmente aquéllos destinados al consumo humano (aves de corral, vacas, cerdos, ovejas, mariscos…); aunque también pueden estar presentes en animales de compañía como perros y gatos. Las dos especies que más afectan a los seres humanos son la Campylobacter jejuni y la Campylobacter coli. El género de las Campylobacter es el causante de la mayoría de las gastroenteritis bacterianas que se presentan en nuestro país, afectando especialmente a niños y adolescentes.

 

Síntomas de la gastroenteritis por Campylobacter

Las infecciones causadas por Campylobacter suelen presentar síntomas semejantes a otras patologías gastrointestinales, aunque el cuadro suele ser más leve que, por ejemplo, el de la Salmonella. Así, diarrea, dolor abdominal, fiebre y vómitos son los síntomas más habituales. Además, es frecuente (aproximadamente en el 50% de los casos) la aparición de estrías de sangre en las heces, hecho que en países desarrollados como el nuestro puede ser un indicador de que estamos ante una infección por Campylobacter.

Una vez se produce el contagio, el período de incubación suele ser corto, entre 2 y 5 días, y el cuadro sintomático dura entre 3 y 6 días, aunque a veces puede prolongarse por más tiempo. Generalmente, este tipo de gastroenteritis son infecciones leves que tienden a curar por sí solas. Sin embargo, hay que poner especial atención cuando se presentan en personas mayores, inmunodeprimidas o en niños muy pequeños, ya que el cuadro de gastroenteritis podría verse agravado.

¿Cómo se contraen las bacterias Campylobacter?

Como ya hemos dicho, las especies de Campylobacter viven en la mayoría de los animales que ingerimos o que están en contacto con nosotros. Por ello, las formas de contagio más habituales son las siguientes:

  • A través de la carne cruda, especialmente la de pollo, ya que es uno de los alimentos más susceptibles de contener Campylobacter. Por eso, cuando no la cocinamos bien o no ponemos en práctica unas medidas de higiene adecuadas mientras manipulamos carne cruda, quedamos expuestos a contraer tanto bacterias Campylobacter como otros microorganismos dañinos que podrían hacernos desarrollar una gastroenteritis. Más adelante, en este mismo post, os indicaremos una serie de medidas para evitar, en la medida de lo posible, contagiarse con Campylobacter.
  • A partir de pescados y mariscos crudos o poco cocinados, así como de leche (y sus derivados) que no ha sido pasteurizada o hervida.
  • Por contaminación secundaria de los alimentos. Esto se da cuando no se aplican las medidas de higiene adecuadas al cocinar o manipular carnes o pescados crudos. Un ejemplo muy claro y habitual es el de utilizar los mismos utensilios que se han usado para cortar carne cruda (cuchillos, tabla, etc.) para cortar alimentos que luego se van a consumir crudos, como las verduras de una ensalada. Así, las bacterias presentes en la carne son transferidas a los tomates, por ejemplo, y a partir de éstos directamente a nuestro organismo.
  • Por consumo de agua (o hielo) que no ha sido tratada. Esto es muy común cuando viajamos a países en vías de desarrollo o cuando bebemos agua de pozos situados cerca de zonas donde hay ganado (más propensos a estar infectados con Campylobacter).
  • A través del contacto con animales de granja o incluso con animales domésticos (especialmente cachorros) como perros, gatos, roedores y aves.

Diagnóstico de una gastroenteritis por Campylobacter: qué esperar en la consulta del pediatra

Generalmente, los pediatras diagnosticamos las infecciones por Campylobacter a partir del cuadro clínico (los síntomas) que presenta el paciente. Por ejemplo, un indicador bastante preciso de que estamos ante un caso de gastroenteritis por Campylobacter, aunque sólo se da en la mitad de los casos, es la presencia de sangre en las heces. De todas formas, desde hace unos años se han comercializado unos TDR (test de diagnóstico rápido) que nos permiten detectar la presencia de estas bacterias en la misma consulta médica. También podemos confirmar el diagnóstico a partir de coprocultivos (muestras de las heces que se analizan en el laboratorio), aunque hoy en día este tipo de análisis sólo suelen pedirse cuando la infección es severa o se prolonga más de lo habitual.

Tratamiento de la gastroenteritis por Campylobacter

Como en toda gastroenteritis, lo más importante ante un caso de Campylobacter es mantener al paciente bien hidratado con líquidos y electrolitos que ayuden a compensar las pérdidas que se sufren a través de la diarrea y los vómitos. Una vez el niño ha pasado la fase aguda, se les puede introducir, poco a poco, alimentos astringentes como el arroz, patatas cocidas, pan tostado y carnes blancas (pollo, pavo) o pescados cocidos o a la plancha. Hay que evitar productos ricos en fibras, como las frutas y verduras, los lácteos (a excepción del yogur o el queso fresco), las grasas y los picantes. Para saber qué dieta deben seguir los bebés o niños pequeños con gastroenteritis, os recomendamos nuestro post Gastroenteritis y diarrea en niños y bebés.

Por otro lado, el uso de antibióticos en casos de gastroenteritis por Campylobacter generalmente no es necesario. Sin embargo, cuando la infección se presenta de forma muy severa o cuando el diagnóstico de la misma se hace de forma muy precoz (al principio de la enfermedad), el pediatra podría recetar un tratamiento antibiótico.

¿Cómo evitar una infección por Campylobacter? Medidas preventivas

  • Medidas básicas de higiene:
    • Hay que lavarse cuidadosamente las manos antes de comer o cocinar, tras ir al retrete o tras manipular pañales o ropa de un niño con diarrea. También tras haber estado en contacto con animales de granja e incluso con animales domésticos. Se debe enseñar a los niños a seguir estas medidas desde pequeños.
  • Medidas durante la manipulación de alimentos:
    • Es importante lavarse las manos con agua y jabón antes y después de manipular alimentos, especialmente cuando se cocinan carnes y pescados crudos.
    • Para evitar una contaminación secundaria de los alimentos es esencial lavar y desinfectar todas aquellas superficies y utensilios que hayan tocado carnes o pescados crudos antes de manipular otro tipo de alimentos.
    • Si hemos de secar carne o pescado crudo, lo haremos con papel de cocina desechable en lugar de con trapos que luego puedan entrar en contacto con utensilios o alimentos. Esto también se aplica a nuestras propias manos: si hemos tocado carne y no nos hemos lavado con agua y jabón después, nunca debemos secarnos con un trapo de cocina que luego pueda tener otros usos.
    • Se deben mantener los alimentos crudos alejados de aquéllos ya cocinados, para evitar la transmisión de bacterias.
  • Consumo de alimentos y agua:
    • Es importante cocinar bien los alimentos susceptibles de contener Campylobacter, ya que el calor actúa como bactericida y destruye las bacterias.
    • Se debe evitar el consumo de leche sin pasteurizar o sus derivados.
    • No beber agua de ríos u otras fuentes de agua cercanas a zonas donde pasta el ganado. Si viajamos a países en vías de desarrollo hay que ser especialmente precavidos y beber sólo agua embotellada, evitando bebidas que contengan hielo y alimentos crudos que hayan podido ser lavados con agua de dudosa procedencia.

 

¿Tienes dudas? Compra una video consulta y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.