Cómo jugar con tu bebé

Valora este artículo
[Total: 26    Average: 3.6/5]

bebé, como aprende conoce y experimente el bebe, como jugar con el bebe, como se desarrollan las habilidades del bebe, como se potencia la autoestima del bebe

Cómo jugar con tu bebé. La divertida tarea de jugar le ayudará a desarrollar sus habilidades y a convertirse en un adulto feliz y seguro se si mismo, los padres formáis una parte importante del juego.

Es su manera de aprender, conocer y experimentar con todo lo que le rodea. Logrará potenciar sus sentidos, su destreza, su autoestima y por supuesto su inteligencia, aspectos todos ellos que se desarrollan de manera fundamental durante los dos primeros años de vida. Es por tanto importante que estos ratos sean de lo más estimulantes.

No te preocupes si no puedes pasar horas jugando con él, más que la duración lo que importa es la constancia, procura convertirlo en un ritual diario, en una cita ineludible entre ambos. Hacia el final del primer año sería recomendable 20 minutos al día, si tienes varios hijos es bueno dedicarles un rato en exclusiva a cada uno.

 

No todos los días son iguales, ni para tí ni para el bebé, para sacarle provecho hay que detectar las variaciones y los días activos ofrecerle juego movido y los días tranquilos elige entretenimientos que requieran más concentración.

Échale imaginación, trata de sorprenderle con algo que le fascine y le mantenga atrapado por unos instantes, con objetos de cada día no hacen falta juguetes sofisticados.

Recuerda que el tiempo de atención que puede mantener un bebé es muy reducido, y  se prolonga según va creciendo.

De 0 a 6 meses solo será capaz de estar atento 10 segundos.

De 6 a 9 meses 20 segundos.

Al año 1 minuto, 3 o 4 minutos entre los 12 y 24 meses, y 6 minutos entre 2 y 3 años.

 

Claves:

De 0 a 6 meses

Caricias y el contacto corporal con los padres son los juegos más importantes, la vista aun no está desarrollada, el tacto supone la puerta abierta a los estímulos, háblale, acaríciale, cántale.

Balanceos a partir del primer mes.

Cosquillas desde los tres meses.

Algo blando para coger con las manos desde los cinco meses.

Sus juguetes adecuados: sonajeros con agarres blandos, objetos que produzcan luz o sonidos.

 

De los  6 a los 12 meses

En esta etapa el bebé es capaz de recuperar un juguete que soltó involuntariamente, tiene mayor capacidad para reconocer la forma, tamaño y la posición de los objetos, algo que le ayudará en uno se sus grandes hitos. Arrastrarse, gatear, ponerse en pie y andar

La carretilla a partir de los 7 meses.

Romper papel a partir de los 9 meses

Sus juguetes adecuados: cuentos con imágenes coloreadas y solapas que se abren y cierran, manoplas o marionetas de divertidos colores y que puedan interpretar distintos personajes

 

 

De los 12 a los 24 meses

Actividades encaminadas a fomentar su autonomía y el control de su cuerpo, también fomentar el desarrollo del lenguaje. A esta edad son frecuentes las rabietas, favorecer la tolerancia a la frustración le ayudará.

– Pompas de jabón

– Nombrar las partes del cuerpo.

– El tren con cajas de cartón y volantes,…etc.

Sus juguetes adecuados: los puzles, los juegos apilables, los de arrastre.

 

Ten en cuenta que:

1- En algunos casos los niños cogen el juguete nuevo, lo manipulan  y tratan de descubrir su funcionamiento pero la utilidad que le encuentran es otra muy distinta a la que indica el manual de instrucciones. No le reprendas ni se lo quites de las manos por ello, porque ese descubrimiento es un aprendizaje en si mismo. Si muestra interés que siga jugando aunque no entienda la finalidad del juego.

2- Mantén una actitud positiva, anímale durante el juego.

3- No lo hagas tú, en el juego como en la vida se requiere esfuerzo para conseguir el objetivo y esto aprendido desde la infancia fomentará su paciencia y su instinto de superación en la edad adulta.

Ejemplo: si está en una colchoneta tratando de alcanzar su peluche, no se lo acerques; deja que él gateando, girándose o tratando de caminar sea quien lo alcance. Después felicítale y abrázale y dile lo contento que estas de él. Pero si después de un rato no llega hasta el juguete, ofréceselo y felicítale igualmente. Tan importante es valorar el esfuerzo como el logro.

El mejor premio para un niño es la sensación de bienestar por el trabajo bien hecho y las felicidades de sus padres. En esto consiste la adquisición de la autoestima y la seguridad en si mismo.

 

¿Tienes dudas? Compra una consulta y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.

Si te gusta, COMPARTE, ayúdanos a crecer, gracias