A propósito del Baby-led weaning BLW

Valora este artículo
[Total: 10    Average: 4.4/5]

Baby-led weaning, Baby-led weaning como empezar, Baby-led weaning 6 meses, alimentación autónoma de bebe, alimentación sin papillas

A propósito del Baby-led weaning BLW

Se trata de un enfoque natural de la alimentación que se centra en los alimentos que consume toda la familia. Un método de alimentación autónoma, basándose en el que los seres humanos hemos nacido para comer. En cuanto nace, el recién nacido, siente el impuso de comer y a los pocos minutos de vida ya busca para succionar; son habilidades innatas que guían nuestros instinto de supervivencia.

La filosofía del baby-led weaning comienza con un bebé que aprende a comer solo pero incluye algo más:

  1. Comer elementos naturales siempre que sea posible, si el bebé ya ha desarrollo cierta habilidades, este hábito incluye la vida adulta.
  2. Respetar y facilitar la autorregulación de las necesidades alimentarias de la persona
  3. Siempre que sea posible, comer en familia.
  4. Implicarse y mostrarse proactivo con la comida.
  5. Fomentar la salud de nuestro cuerpo demostrando fe, confianza y gratitud con el mismo.

 

Los puntos fundamentales del baby-led weaning son:

  • La introducción de alimentos sólidos, usando un enfoque de alimentación autónoma que es apropiado para la mayoría de los bebés desde el punto de vista de su nutrición y estado de desarrollo.
  • La leche materna o preparada sigue siendo el alimento principal de la nutrición del bebé hasta cumplir un año.
  • A partir de los 6 meses el bebé empieza a practicar habilidades que le permitan comer solo.
  • Los atragantamientos no son más frecuentes ni tienen más riesgo que el los bebés alimentados con cuchara, pero siempre esta alimentación tienen que ser supervisada como lo es la alimentación con cuchara. No porque coma solo hay que dejar al bebé sin supervisión.
  • Este método de alimentación, durante el periodo de introducción de sólidos puede llegar a influir en las opciones alimenticias del niño y su relación con la comida a lo largo de su vida.

Este método surgió como alternativa a lo vivido en las ultimas décadas de procesar en exceso los alimentos, lo que ha conducido a un incremento de la obesidad de la población y una necesidad de realizar continuas dietas para la prevención de enfermedades crónicas y nos ha alejado de una dieta natural y sana para todas las personas de la familia.

Parece como que la sociedad de consumo se ha introducido en el mundo infantil, ahora se necesita alimentación especial para bebés, batidoras sofisticadas para preparar esta alimentación, etc. Y todo puede ser mucho más natural y sencillo.

Pero éste método también exige un esfuerzo por parte de la familia, como todos los aprendizajes, necesita tiempo y paciencia, hay que estar predispuesto a:

  • No ser inflexible ni perfeccionista con ningún método de alimentación.
  • Aceptar la creatividad con la comida y la alimentación.
  • Tener unos ciertos conocimientos de alimentación y nutrición para poder decidir qué se come en la familia.
  • No obligar a ningún miembro de la familia a comer ni dejar de comer.
  • Disponer de paños y detergentes quita manchas en abundancia durante el aprendizaje del bebé.

Un aprendizaje que llevará a que los bebés se conviertan en niños que saben saborear los alimentos, que atienden las señales de hambre y saciedad, que se convertirán en adultos que cuidan de sus cuerpos y que trasmitirán estas inquietudes a sus hijos.

 

Pero para iniciar este aprendizaje el bebé tiene que haber adquirido ciertas habilidades, por lo que no se puede determinar una edad fija de inicio, si orientativa a partir de los seis meses.

El bebé debe ser capaz de:

  • Sentarse por sí mismo.
  • Saber deglutir, no es lo mismo el succionar de la lactancia que el deglutir de los alimentos sólidos.
  • Agarrar objetos con las manos con un cierto control.
  • Llevarse los objetos a la boca.
  • Demostrar interés por los alimentos sólidos.

 

Estas habilidades como hemos dicho no todos los bebés las adquieren a misma edad, especialmente los prematuros que suelen llevar un retraso cronológico respecto a la fecha del parto. Aunque no la lleven desde el punto de vista de madurez desde su concepción es decir, se tendrá que valorar su edad cronológica corregida.

 

Como todo aprendizaje requiere unas medidas de seguridad

  1. Asegurar que el bebé esté sentado en posición vertical en una trona o asiento para comer, no reclinado ni en el regazo, es la forma de poder controlarlo bien.
  2. No dejar nunca solo al bebé mientras come.
  3. Dejar que el bebé se lleve la comida a la boca, el bebé marca el ritmo y la velocidad a la que come, hay que resistirse a la tentación de ayudarlo.
  4. Controlar la temperatura de la comida si se ha cocinado para evitar accidentes, los alimentos tibios son adecuados, pero se aconseja facilitar también alimentos a distintas temperaturas.
  5. Hay que comprobar la textura de los alimentos, que no sea excesivamente dura, pues el bebé tiene que ser capaz de chafarla con las encías.
  6. Hay que tener en cuenta como se le ofrecen los alimentos, los cortados conforma de palitos facilitan que pueda cogerlos, un poco más largos que el puño del bebé.
  7. No ofrecer alimentos que se rompen fácilmente en trozos pequeños o migas, que pueden suponer un riesgo de atragantamiento. Se recomienda evitaren esta etapa: manzanas crudas, tomates cherry enteros, otras frutas y verduras crudas o con pieles duras, es decir, cualquier alimento con forma redonda.

 

Yo personalmente creo que seis meses es un poco precoz, y muy laborioso. En una época en que a las mamás les sobra todo menos tiempo, no veo problema en que el bebé tome papillas naturales caseras durante unos meses, se acostumbre a otros gustos y a deglutir sin problemas, teniendo eso sí, siempre presente, que no hay que forzar a comer ni hay que distraerle  para que coma. El bebé tiene que ser consciente de que se está alimentando y tiene que poder decidir cuánto come y nunca forzar. Dejaría para unos meses más adelante la autonomía total. Muchos bebés están cansados de tanta leche y no la quieren como alimento principal el segundo semestre a la vez que, el aprendizaje de autoalimentarse no es del todo maduro lo que puede ocasionar que coman poco.

Pero tampoco parece adecuado darlo todo triturado y que haya problemas con los trozos pasados los 8 meses. Es cierto que hay consultas de bebés con 15 meses en los que encontrar un grumo en la papilla es un problema y a estas situaciones no se tendría que llegar.

Siempre que un bebé por encima de 6 meses muestre interés por auto alimentarse se le tendría que dejar, aunque ensucie y de más trabajo, pero quizá la solución sería una alimentación mixta en la que no se frene nunca el instinto del bebé de alimentarse y se le estimule su curiosidad pero procurando que las comidas no se eternicen.

 

 

¿Tienes dudas? Compra una consulta online y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.