Los beneficios del deporte en niños: la natación

Valora este artículo
[Total: 15    Average: 4.3/5]

beneficios del agua bebés, beneficios natación niños, cloro piscinas niños, contraindicaciones nataciónLos beneficios del deporte en niños: la natación

El deporte es una actividad que debería estar presente a lo largo de toda nuestra vida. No sólo mejora nuestro aspecto físico, sino que además contribuye a una mayor relajación y favorece el bienestar psicológico y emocional de quienes lo practican. Por este motivo, introducirlo en la infancia es un modo de asegurarnos de que los niños crecen sanos y felices y que, además, adquieren un hábito saludable que muy probablemente extenderán a la vida adulta. Existen infinidad de prácticas deportivas y su elección dependerá de los valores que tratemos de inculcar y de las preferencias de cada individuo. Este post se lo vamos a dedicar a la natación, una de las prácticas deportivas más completas y que mayores beneficios reporta en los niños.

 

¿Por qué la natación es un deporte tan completo?

Con la natación se trabajan y ejercitan todos los músculos del cuerpo en un medio acuático, que es mucho más denso que el medio aéreo. Esto incrementa el esfuerzo muscular aeróbico, la coordinación motora y la alineación de la columna. Además, aporta mayor agilidad y coordinación motora, y refuerza el sistema cardiovascular y respiratorio.

 

¿Qué otros beneficios tiene la natación en niños y bebés?

El deporte en general, y la natación en particular, son esenciales para luchar contra la epidemia de obesidad que está experimentando nuestra sociedad. Como ya hemos visto en otros post, la obesidad infantil es un problema grave en la actualidad y puede tener consecuencias nefastas en el futuro. Por eso, practicar deportes como la natación contribuye a mejorar el tono muscular y a llevar un estilo de vida más saludable.

Por sus especiales características, la natación es un deporte muy indicado para niños que tienen problemas de movilidad o que no pueden realizar determinadas actividades. El medio acuático favorece los movimientos y ayuda a adquirir mayor resistencia y agilidad. Por este motivo, está especialmente recomendado en el tratamiento fisioterapéutico de determinadas enfermedades y dolencias.

La natación, aunque es un deporte más individual que otros, estimula la socialización de los niños. Les permite entrar en contacto con gente de su edad en un ambiente relajado y divertido, y les ayuda a forjar sentimientos de equipo, mejorando su autoestima.

Además, nadar favorece la relajación y el sueño en los niños, por lo que está especialmente recomendado en niños hiperactivos o con trastornos de conducta.

Otro gran beneficio de la natación es que es un seguro de vida para evitar ahogamientos. En la gran mayoría de accidentes de este tipo, la víctima no sabía nadar ni llevaba ningún elemento de protección. Por tanto, aprender a nadar otorga a los niños nociones de salvamento y les aporta seguridad y autoconfianza en este medio.

En bebés, la natación es también muy beneficiosa. Mejora su desarrollo sensorial y psicomotriz y, según varios estudios, aumenta su coeficiente intelectual. El agua es un gran estimulante del juego y ayuda a los bebés a tener una mayor percepción del entorno, lo que intensifica su inteligencia y creatividad. Además, moverse en un ámbito acuático es mucho más fácil, por lo que ejercitan más sus músculos y mejoran su agilidad y resistencia. Esto hace que sean más precoces a la hora de aprender a nada o gatear.

 

¿Cuál es la edad adecuada de iniciación a la natación?

Suele recomendarse comenzar con la natación como deporte a partir de los 4 o 5 años, ya que hasta entonces el niño no tiene ni la coordinación respiratoria ni la resistencia muscular como para aprender técnicas de natación. Sin embargo, los ejercicios en piscinas pueden comenzar mucho antes, cuando el niño es un bebé. Para ello, aunque no existe una edad predeterminada, lo más sensato es esperar a que el sistema inmunológico del bebé madure un poquito, lo que suele ocurrir entre los 4 y 6 meses. Así, reduciremos las posibilidades de que contraiga infecciones como resfriados u otitis. De todas maneras, siempre es recomendable consultar con un pediatra la opción de comenzar este tipo de prácticas con bebés.

 

¿Cuáles son los inconvenientes de la natación en niños y bebés?

Los inconvenientes de la natación son muy pocos, pero podemos destacar los siguientes:

  • Cloración de las piscinas: Normalmente, salvo que se trate de piscinas especialmente diseñadas para niños, los niveles de cloro suelen ser superiores a los recomendados para la edad infantil. Esto se ha relacionado con un aumento del riesgo de padecer crisis asmáticas y alergias, especialmente en familias que ya tienen antecedentes. Sin embargo, no hay evidencias científicas concluyentes y, en principio, si los niveles de cloración son adecuados y el recinto está bien ventilado, no tiene por qué haber problemas al respecto.
  • Infecciones fúngicas: En las piscinas, la transmisión de hongos y moluscos es muy común, por lo que hay que seguir ciertas medidas para evitar contagios. Los niños deben usar chanclas en los vestuarios y en todo el recinto, especialmente en zonas húmedas próximas a la piscina, y no compartir toallas ni calzado.
  • Otras infecciones: También, en algunos niños, la natación puede provocar un aumento de enfermedades del oído, resfriados, diarreas y determinadas patologías cutáneas.

 

¿Cuándo no se debe practicar natación?

La natación es un deporte que no tiene muchas contraindicaciones, pero está desaconsejada en niños que presentan determinadas enfermedades crónicas que afectan a su coordinación o a su consciencia, como puede ser la epilepsia. De todas maneras, si la enfermedad está bajo control y el pediatra da el visto bueno, no tiene por qué haber problemas al respecto.

En casos de infecciones, enfermedades cutáneas, respiratorias o de oído, heridas y procesos catarrales, puede ser recomendable suspender la práctica de la natación. En casos de hidrofobias que cursan mucha ansiedad o malestar en el niño, puede también estar desaconsejado este deporte.

Podemos decir que la natación es un deporte adecuado para los niños que le ayuda en su desarrollo, los mantiene activos y evita el sedentarismo y la obesidad.

 

 

¿Tienes dudas? Compra una video consulta y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.