El desarrollo del bebé: indicadores de desarrollo en niños de 0 a 1 año

Valora este artículo
[Total: 54    Average: 4.4/5]

hitos desarrollo bebé, indicadores de desarrollo, gateo del bebé, llanto del bebé, primeras palabras, primeros pasos, primera sonrisa bebé, retraso crecimiento bebé

El desarrollo del bebé: indicadores de desarrollo en niños de 0 a 1 año

Los indicadores de desarrollo en niños hacen referencia a los grandes hitos del aprendizaje infantil, como la primera sonrisa o los primeros pasos. La adquisición de éstas y otras muchas habilidades suele realizarse en períodos relativamente concretos de la vida de nuestros pequeños, aunque hemos de tener en cuenta que cada niño tiene su propio ritmo de crecimiento. Los hay que son más precoces en determinados procesos y los hay que requieren más tiempo. Por lo tanto, no es posible delimitar completamente las etapas de desarrollo del bebé ni del niño, y tenemos que considerarlas como una descripción orientativa. Por este motivo, aunque en este post os damos una visión general de las capacidades que adquieren los bebés durante el primer año de vida, os animamos a tomaros con calma el proceso y a consultar las posibles dudas con un pediatra.

 

Mes 1

Durante el primer mes, el bebé entra en contacto con el mundo y comienza a adaptarse a su entorno. El llanto es su forma de comunicación y suele utilizarlo para expresar malestar o necesidad. Es su manera de decirnos que tiene hambre, dolor, o que se siente sólo. Durante este período deberemos esforzarnos en aprender su lenguaje y tratar de descifrar qué es lo que necesita en cada momento.

Además, en esta primera etapa el bebé:

  • Se pasa el día durmiendo y se despierta para comer.
  • Enfoca la mirada y reacciona a la luz, siguiéndola o apartando la vista si ésta es demasiado intensa.
  • Presta cierta atención, mirando y escuchando a quienes le hablan.
  • Reacciona a los sonidos fuertes, sobresaltándose, llorando o quedándose callado.
  • Se tranquiliza cuando se le coge en brazos y se le habla de forma suave y dulce.
  • Tiene los puños de las manos cerrados y agarra cosas con fuerza si se le ofrecen (como el dedo de mamá o papá).
  • Succiona cualquier cosa que le roce los labios (reflejo de succión).
  • Mueve la cabeza y las extremidades y presenta el reflejo de Moro (abre y cierra los brazos cuando se le deja caer hacia atrás) y el reflejo de búsqueda (cuando gira la cabeza hacia un lado también dirige el brazo en la misma dirección).
  • Si se le sostiene como si estuviese de pie, mueve las piernas como si quisiera caminar o como si se impulsase con ellas (reflejo de marcha).

 

Mes 2

Aunque es posible que los bebés comiencen a sonreír antes, normalmente este gesto ocurre de forma inconsciente mientras el niño duerme. Es a partir de la cuarta o sexta semana cuando el pequeño comienza a sonreír como respuesta a las caricias o a las palabras dulces. Es una forma de expresar su bienestar y felicidad. Además, durante el segundo mes podemos observar que el bebé:

  • Se lleva el pulgar a la boca y lo succiona.
  • Emite otros sonidos además del llanto.
  • Sigue objetos con la mirada y comienza a estar más atento a lo que ocurre a su alrededor.

 

Mes 3

Durante el tercer mes, el niño comienza a tener más movilidad y a experimentar más con su cuerpo:

  • Cuando está tumbado boca abajo, levanta la cabeza unos 45 grados.
  • Sostiene la cabeza al mismo nivel que el tronco cuando se le coge.
  • Gira la cabeza en dirección a los ruidos y sonríe cuando se le habla. Le llaman la atención los objetos en movimiento, especialmente los que tienen colores brillantes.
  • Reacciona a las voces.
  • Emite sonidos cuando se le habla, o cuando está contento o relajado.
  • Se mueve intencionadamente, dando patadas y moviendo los brazos cuando está despierto en su cuna, por ejemplo.
  • Mueve las manos, abriéndolas y cerrándolas.

 

Mes 4

Con cuatro meses el bebé no para de moverse, por lo que es importante no dejarle desatendido en lugares en los que se pueda hacer daño o de los que se pueda caer. En cuanto a los indicadores de desarrollo del bebé de cuatro meses podemos destacar que:

  • Sostiene la cabeza y comienza a sujetar objetos, a moverlos y a mirarse las manos y agarrarse los pies.
  • Se apoya sobre las manos cuando está boca abajo y se inclina hacia delante cuando está boca arriba (para verse los pies).
  • Le gusta estar sentado para observar su entorno y comienza a darse la vuelta por sí mismo.
  • Se ríe a menudo y requiere más atención. Muestra interés por la gente que le habla y le sonríe y no le gusta que le dejen solo.
  • Se mueve mucho y muestra curiosidad por lo que le rodea.
  • Sostiene bien los objetos.

 

Mes 5

Durante el quinto mes el bebé:

  • Es capaz de sujetar objetos y llevárselos a la boca él solo.
  • Levanta la mitad superior de su cuerpo apoyando los brazos.
  • Muestra un comportamiento más introvertido, sonriendo a quienes le resultan familiares y mostrándose más reservado con los desconocidos. Puede diferenciar tonos de voz y reaccionar de diversas maneras ante ellos.
  • Experimenta con los sonidos y emite palabras como “ma”, “ajj”, “ahh”…
  • Comienza a identificarse a sí mismo en el espejo.

 

Mes 6

Con medio añito el niño tiene cada vez más movilidad e interactúa más con el entorno. Es también el momento en el que comienzan a surgir los primeros dientes de leche, y por tanto el bebé suele estar más irritable y molesto. Notaremos que babea más y se llevará todo lo que caiga en sus manos a la boca. Además:

  • Gira la cabeza y controla la parte superior de su cuerpo, empezando a sostener la espalda cuando se le sienta apoyado en algo.
  • Al ponerlo de pie aguanta ligeramente su peso y mueve las piernas como dándose impulso.
  • Se da la vuelta cuando está tumbado.
  • Comienza a interesarse por sus pies, a mirárselos y a llevárselos a la boca.
  • Estira los brazos para pedir que le cojan en brazos y se ríe cuando está feliz.
  • Coge objetos con las manos, los manipula y se los lleva a la boca.

 

Mes 7

Ésta es una de las etapas en las que más notaremos la rapidez de su aprendizaje. El niño de siete meses suele:

  • Mantenerse sentado sin apoyo.
  • Levantar el tronco y apoyarse sobre un brazo, cuando está tumbado boca abajo, para buscar o alcanzar juguetes.
  • Utilizar mucho las manos, tocando y agarrando todo lo que le interesa y está a su alcance (debemos empezar a tener cuidado con los objetos que tiene a su alrededor para evitar sustos).
  • Nos escucha y comienza a entender más lo que se le dice, reconociendo su nombre y varias palabras.
  • Emite más sonidos y empieza a combinar sílabas
  • Puede comenzar a gatear o a arrastrarse con la barriga.

 

Mes 8

En esta época el pequeño comienza mostrar más sus emociones y a ser más temeroso ante los desconocidos. No le gusta que sus padres se alejen y puede mostrarse receloso cuando personas que no conoce se le acercan. Además:

  • Se mueve con mayor soltura, se da vuelta con facilidad y le encanta jugar en el suelo.
  • Gatea con mayor seguridad y algunos pueden comenzar a mantenerse de pie cuando están sujetos a algo, aunque por muy poco tiempo.
  • Puede comenzar a decir sus primeras palabras, como “mamá” o “papá”, aunque aún no sepa diferenciar cuál corresponde a cada uno de sus progenitores.

 

Mes 9

En general, el bebé de nueve meses suele ser capaz de:

  • Intercambiar un objeto de una mano a otra. Algunos también son capaces a esta edad de agarrar objetos pequeños con el índice y el pulgar, como si fuera una pinza.
  • Tirar cosas al suelo para luego recogerlas o buscar con la mirada objetos que se han caído al suelo.
  • Buscar objetos que se le han mostrado previamente y que luego se han ocultado bajo un trozo de tela o papel.
  • Estar sentado sin sujeción durante bastante tiempo.
  • Quedarse parado de pie sujetándose a algo.
  • Gatear bien, si es que ha comenzado a hacerlo. Muchos niños dan sus primeros pasos directamente sin haber llegado a gatear nunca.
  • Imitar sonidos y gritar para llamar la atención.
  • Hacer palmas y señalar objetos con el dedo.
  • Parlotear juntando sílabas como si fueran palabras.

 

Mes 10

El niño de diez meses interactúa muchísimo con sus papás y familiares, saludando con la mano y diciendo “mamá” o “papá” según corresponda.  Le encanta hacer ruido y escuchar los sonidos que él mismo genera, aporreando juguetes, rompiendo papeles, etc. También suele ser capaz de:

  • Reconocer su nombre y la palabra “no”.
  • Indicar deseos utilizando gestos.
  • Sujetar cosas pequeñas con los dedos.
  • Ponerse de pie solito, apoyándose en algún objeto.
  • Desplazarse de pie con ayuda de mamá o papá, o agarrándose a muebles y otros objetos.

 

Mes 11

En este momento el lenguaje corporal de nuestro pequeño es mucho más fácil de entender y sabemos con más exactitud qué es lo que necesita o lo que quiere. Además, comienza a emitir sus primeras palabras cortas y a entender el significado de algunas órdenes e instrucciones sencillas. También es capaz de imitar algunas actividades y de meter objetos dentro de recipientes. Llama a sus progenitores usando la palabra correcta (“mamá” o “papá”) y comienza a dar sus primeros pasos sosteniéndose en los muebles o agarrado a las manos de un adulto.

 

Mes 12

Si no lo ha hecho antes, es posible que a esta edad comience a dar sus primeros pasos. Como siempre decimos, cada niño es diferente y tiene su propio ritmo, por lo que no debemos preocuparnos si todavía no se ha echado a andar. Generalmente los niños que gatean suelen tardar más en comenzar a caminar ya que han descubierto su propia técnica de desplazamiento. Además, los niños de un año suelen ser capaces de:

  • Moverse con soltura, levantándose sujetos a algo, arrastrándose para coger cosas y agarrando objetos pequeños con los dedos. A estas edades los niños tratan de coger todo lo que está a su alcance, por lo que debemos ser especialmente cuidadosos para evitar accidentes.
  • Indicar con gestos o balbuceos sus deseos.
  • Señalar con el dedo todo aquello que le interesa.
  • Imitar actividades y gestos.
  • Reconocer su nombre y llamar a sus padres usando palabras sencillas como “mamá” o “papá”.
  • Decir alguna palabra además de “mamá” y “papá”.
  • Entender y responder a instrucciones sencillas.
  • Agarrar una cuchara (aunque no sepa utilizarla) y beber de un vaso.

 

Como ya hemos comentado, esta lista es orientativa. Hay bebés que aprenderán más rápido a hacer determinadas cosas y otros que tardarán más en hacerlo, sin que ello signifique que tienen algún problema. Sin embargo, si notamos que el niño tiene retrasos importantes en la adquisición de determinadas habilidades, será necesario que un pediatra evalúe el caso.

 

 

¿Tienes dudas? Compra una vídeo consulta y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.