El ejercicio físico de los niños en el invierno

Valora este artículo
[Total: 7    Average: 3.9/5]

41806881 - adorable girl having fun on a swing on beautiful autumn day

El ejercicio físico de los niños en el invierno

El ejercicio físico es un hábito saludable a cualquier edad. Algunos de los beneficios que tiene sobre la salud son de sobras conocidos y por ello las campañas para que se practique deporte a todas las edades. Pero vale la pena revisar qué efectos positivos tiene el deporte para el correcto desarrollo de los niños sobre determinados aspectos de su salud física y mental.

Por lo general, su hijo querrá practicar un deporte en concreto influenciado por sus amigos, los medios de comunicación, el entorno que le rodea,…etc. pero una vez escogido entre otros beneficios, el deporte ayuda a los niños a integrarse más socialmente y a adquirir unos valores fundamentales.

El deporte introduce al niño en la sociedad, le hace abrirse a los demás saliendo del núcleo familiar, le enseña a ser uno más, a seguir una reglas y a frenar sus impulsos excesivos. Le enseña a colaborar y trabajar en equipo por el bien del grupo, si realiza un deporte de equipo. Le hará reconocer y aceptar que hay otros mejores y otros peores y que lo que cuenta no es el individuo sino el equipo. Mejorará su coordinación motora favoreciendo el crecimiento de huesos y músculos, le puede ayudar a corregir algunos defectos físicos, la natación es muy popular en casos de alteraciones del tórax. Pero sobretodo potencia la adquisición de unos hábitos saludables, un placer por el movimiento a la vez que le enseña a adquirir responsabilidades frente a él y frente al grupo. Y evita el aburrimiento, la soledad, el aislamiento y todos los problemas de salud que ello conlleva.

Los niños necesitan hacer deporte todo el año. ¿Qué precauciones hay que tomar en invierno? Para una buena práctica de ejercicio, los consejos no difieren demasiado de los que se puedan tener en cuenta en épocas de calor.

  • Mantener una buena hidratación: con las bajas temperaturas se precisa una buena hidratación pues también en invierno perdemos mucho líquido con la práctica de deporte por lo que es importante llevar ropa transpirable adecuada y reponer líquidos. Sobre todo hay que vigilar los cambios de temperatura: lo importante es abrigarles al finalizar el entrenamiento o actividad, pero no hacerlo en exceso durante el ejercicio.
  • Preparar el cuerpo. Calentar y realizar estiramientos antes de empezar cualquier actividad física hará que músculos y tendones puedan responder de forma adecuada a sobrecargas y esfuerzos que le va a exigir el deporte.
  • El problema del sedentarismo, que está más marcado en épocas de frio y que además se ha convertido en un problema a combatir, es que los niños actuales pasan más tiempo sentados que antes, actualmente frente a la pantalla a través de distintos medios (televisión, video y DVD, videojuegos y computadora fuera del horario escolar).

La Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) recomienda que los niños menores de 2 años no miren televisión y que los niños mayores de 2 años no miren más que de 1 a 2 horas de programación de calidad por día. Hay estudios que relacionan las horas de TV inversamente con los resultados escolares.

 

¿Cuánto ejercicio deben realizar?

Los padres deben asegurarse de que sus niños hagan suficiente ejercicio. Pero… ¿cuánto es suficiente? La recomendación es: todos los niños mayores de 2 años deben realizar al menos 60 minutos de ejercicio moderado a enérgico, en la medida de lo posible, todos los días de la semana o, en su defecto, la mayoría de ellos.

Es importante que la actividad física de los niños, así como su duración e intensidad, esté acorde con su edad. Del mismo modo, es importante tener en cuenta que la práctica del ejercicio físico es un hábito saludable de gran importancia en todas las edades y que debe formar parte de su día a día a lo largo de toda su vida

Los lactantes y los niños pequeños no deben permanecer inactivos durante mucho tiempo: no más de 1 hora a menos que estén durmiendo. Los niños en edad escolar no deben permanecer inactivos durante más de 2 horas.

Combinar la actividad física regular con una dieta saludable es fundamental para lograr un estilo de vida saludable y prevenir la obesidad.

Se recomienda a los padres que: ayuden a sus hijos a participar en actividades físicas adecuadas a su edad, establezcan un horario para ello, hagan que la actividad física forme parte de los hábitos cotidianos: como utilizar las escaleras en lugar de ascensor (no olvidéis que los niños copian) pero el ejercicio también vendrá bien a los padres, si además se consigue hacerlo de forma divertida y como un juego el éxito está asegurado.

Además, se recuerda la importancia a seguir las normas de seguridad que puedan requerir la práctica de determinados deportes: cascos, espinilleras, coderas, guantes,…etc. Para minimizar los riesgos de accidentes, y si estos ocurren, que las lesiones sean lo más leves posibles.

 

 

¿Tienes dudas? Compra una video consulta y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.