Higiene bucodental en niños y bebés: consejos para prevenir la caries y cuidar los dientes de nuestros hijos

Valora este artículo
[Total: 29    Average: 4.5/5]

azúcar-y-caries-azúcar-y-dientes-de-leche-caries-caries-del-biberón-caries-en-dientes-de-leche-caries-en-niñosHigiene bucodental en niños y bebés: consejos para prevenir la caries y cuidar los dientes de nuestros hijos.

La caries es un problema muy extendido entre nuestros niños, afectando incluso a los dientes de los más pequeños. Muchos padres, e incluso algunos profesionales, consideran que los dientes de leche no tienen importancia, pues tarde o temprano se van a caer. Sin embargo, ésta es una idea errónea, la boca de los niños y bebés es tan importante como la nuestra y, por tanto, su limpieza y cuidado también lo es. Pero… ¿Cuándo se deben empezar a cepillar los dientes de nuestros hijos? ¿Es recomendable usar pasta dentífrica en niños pequeños? ¿Cómo mejoramos la higiene bucal de un bebé que aún no tiene dientes? Sois muchos los padres interesados en proteger la salud bucodental de vuestros hijos, por eso en este post os vamos a aclarar éstas y otras preguntas sobre la caries y la higiene dental de bebés y niños.

 

Empezaremos por el principio, ¿qué es la caries y cómo afecta a la boca de los niños?

La caries es una enfermedad de los dientes, producida por ciertas bacterias que habitan en nuestra boca. Estos microorganismos transforman algunas sustancias que ingerimos, especialmente los azúcares, en ácidos que deterioran el esmalte dental. La transmisión de estas bacterias de persona a persona es muy habitual, siendo especialmente común de madres/padres a hijos, o entre hermanos. Así, cuantos más problemas de caries tengan los adultos, o los niños que viven en casa, más probable es que el bebé se contagie con estas bacterias. Por este motivo, incluso antes de que surjan los primeros dientes, nuestro bebé puede tener ya en su boca las bacterias responsables de ocasionar caries, esperando a que emerja el primer diente para empezar su ataque.

Aunque los dientes de leche es cierto que acabarán por caer, la caries infantil es un problema importante que hay que evitar. No sólo da lugar a una dentadura con mala apariencia, sino que la caries es la responsable de múltiples infecciones, que pueden cursar con inflamación de las encías (gingivitis), fiebre y dolor. Además, la caída prematura de los dientes de leche, o las molestias que provoca tenerlos en mal estado, hace que muchos niños tengan dificultades para masticar alimentos duros y presenten problemas de mordida. Todos estos trastornos odontológicos implican muchas visitas al dentista que podrían ser fácilmente evitables siguiendo unas pautas de higiene bucodental correctas.

 

¿Cómo podemos prevenir que nuestros hijos tengan caries?

La caries está muy ligada al consumo de azúcares y a la incorrecta higiene bucodental. Por ello, para prevenir el deterioro de la dentadura de los niños, lo mejor que podemos hacer es reducir el consumo de bebidas y alimentos azucarados y aplicar unas buenas rutinas de cepillado e higiene bucal. Generalmente, los niños que han padecido caries en los dientes de leche tienden a tenerla también en los dientes permanentes, por lo que luchar contra ella desde el principio es la mejor opción.

Hay un tipo de caries asociada con el biberón que se da cuando nuestros niños hacen un uso demasiado intensivo del mismo. Para saber más sobre este problema y cómo evitarlo, os recomendamos nuestro post: Cómo evitar las caries dentales por el uso del biberón en bebés.

 

Limpieza bucodental en bebés y niños, ¿cómo lo hacemos?

La higiene bucodental de bebés y niños es obligatoria desde el momento en el que surge el primer diente. Sin embargo, es recomendable empezar antes para acostumbrar al bebé a estas rutinas, al tiempo que eliminamos posibles bacterias y residuos que se vayan acumulando en sus boquitas. Aquí os dejamos unas ideas sobre cómo debemos limpiar la boca y dientes de los bebés y niños pequeños.

Limpieza bucal en bebés sin dientes: con un dedal de silicona, o envolviendo una gasa húmeda en nuestro dedo, realizamos un delicado masaje sobre encías, lengua, paladar e interior de las mejillas. Con hacerlo una vez al día, durante la hora del baño por ejemplo, es suficiente.

Limpieza bucal con los primeros dientes: alrededor de los seis meses comienza a surgir el primer diente, por lo que la higiene bucodental del niño ya se hace necesaria. Bien con un dedal de silicona o con una gasa, podemos recorrer la boca de nuestro bebé tal y como hacíamos antes, prestando especial atención a los dientes. Conviene repetir el proceso, por lo menos, dos veces al día.

Limpieza bucal cuando surgen las muelas: a partir de este momento ya es necesario utilizar un cepillo de dientes infantil. Al principio, cuando el niño aún no ha aprendido a escupir, podemos cepillarle sólo con agua. Después, lo mejor es mejor emplear un poco de pasta de dientes fluorada (del tamaño de un guisante). Debemos cepillarles dos o tres veces al día, recorriendo bien todas las caras de sus dientes, la lengua y el interior de las mejillas. Además, sería recomendable que usásemos el hilo dental por las noches, así les acostumbramos desde el principio a seguir unas pautas de limpieza dental correctas.

 

Por último, unos consejos para mejorar la salud dental de nuestros hijos:

  1. Cumple con todas las revisiones odontológicas y pediátricas que son necesarias, no hay nada como un profesional para detectar caries infantil y otros problemas bucodentales.
  2. La mejor herramienta que tienen los niños para aprender es imitar el mundo que les rodea: si nosotros seguimos unas pautas de higiene bucodental correctas, nuestro niño también lo hará. Además, hemos de tener en cuenta que si nosotros tenemos problemas de caries es más probable que les trasmitamos este tipo de bacterias a nuestros hijos, por lo que debemos ser cuidadosos.
  3. Para conseguir implantar las rutinas de higiene bucodental, el niño ha de verlo una actividad natural. Procurad que sea un momento relajado, incluso divertido, y no perdáis la constancia. El cepillado es importante y ha de hacerse al menos dos veces al día, pero imponerlo con malas formas no conseguirá resultados positivos.
  4. Para evitar la caries de forma eficaz, la higiene dental de los niños debe estar supervisada. En general, se recomienda cepillar personalmente los dientes de nuestros hijos hasta los cinco años, aunque hay países europeos en los que es obligatorio hacerlo hasta los ocho. Sin embargo, esto no significa que los niños no puedan experimentar, jugar y aprender a cepillarse los dientes. Animadles a intentarlo, explicadles cómo hacerlo y planteádselo como un juego.
  5. Acostumbradles a no comer después de haberse lavado los dientes, especialmente por la noche, y si tienen sed dadles agua, evitando las bebidas azucaradas.

 

¿Tienes dudas? Compra una video consulta y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.