3 pautas para que los niños coman bien en verano a pesar del cambio en los hábitos

Valora este artículo
[Total: 9    Average: 3.8/5]

pediatra-online-tu-pediatra-online-pediatria-online-alimentacion-en-verano

3 pautas para que los niños coman bien en verano a pesar del cambio en los hábitos

El periodo vacacional supone un cambio en los hábitos que solemos mantener el resto del año. Los niños dejan de ir al cole o las guarderías y cambia su rutina, lo que repercute en muchos aspectos. Uno de ellos es la alimentación, lo que en ocasiones provoca rechazo entre los más pequeños de la casa.

Lo primero que hay que hacer en estos casos es armarse de paciencia y no sucumbir a los posibles “chantajes” que nos hagan los más pequeños de la casa. Ellos intentarán que al final pongamos en el plato los alimentos que más les gustan, sin embargo hay que enseñar a nuestros hijos a comer bien en cualquier época del año.

Dicen los expertos que una de las mejores formar de inculcar a nuestros hijos buenos hábitos alimentarios es dándoles ejemplo, por lo que si los padres tienen una dieta equilibrada y variada, el camino será más fácil.

A pesar de todo, siempre hay niños más reacios a tomar determinados alimentos, pero esto no tiene que desaminar a los padres ni tampoco ha de convertirse en una lucha diaria. Es más, la hora de la comida no debe convertirse en una batalla campal ni en verano ni en ninguna época del año y tampoco ha de utilizarse como un sistema de recompensa o castigo. Veamos con detalle qué alternativas tenemos:

  1. Una forma de animar al niño a comer de forma variada e incluso aquellos productos de sabor menos agradable, es implicarle en el proceso de preparación. De este modo, el niño se divierte, va probando sabores y al final un plato que ha preparado él se lo va a comer con más ganas, pues ha participado en su elaboración.
  2. De igual modo, si no encuentras momento para cocinar con tu hijo puedes intentar preparar platos divertidos tú mismo haciendo caras o dibujos en los mismos con las comidas elegidas o aderezarlos con salsas que siempre agradecen el paladar de los niños.
  3. Lo importante es que en verano no nos salgamos de las rutinas de horarios, aunque estas rutinas sean diferentes a las del resto del año, para que nuestros hijos sigan comiendo con normalidad. Tampoco hay que abusar de snacks o bebidas edulcoradas, ya que son dos de los productos que más inciden en el peso de los niños.

Durante las vacaciones es un buen momento para que sin prisas inculquemos buenos hábitos a nuestros hijos.

 

¿Tienes dudas? Compra una video consulta y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.