Viajar con niños: volar con un bebé

Valora este artículo
[Total: 11    Average: 5/5]

amamantar-en-el-avión-bebé-con-dolor-de-oídos-al-volar-bebé-que-llora-en-el-avión-consejos-para-volar-con-bebés-cuándo-puede-volar-un-bebé-DNI-para-bebés-

Viajar con niños: volar con un bebé

Se acercan las vacaciones y muchos papás se preguntan si es apropiado volar con su bebé. Todos hemos sufrido en algún momento el incesante llanto de un bebé durante un vuelo y, ahora que somos padres, tememos que sea nuestro hijo el que moleste al resto de pasajeros. Aunque la experiencia pueda parecer estresante, con información y planificación podemos asegurarnos un viaje placentero.

¿Es mi bebé demasiado pequeño para volar?

En general las compañías aéreas dejan volar a bebés a partir de las dos semanas de edad aunque no hay una regulación estándar. Así pues, antes de reservar es conveniente informarse sobre los requisitos que marca la compañía con la que pensamos viajar. A nivel médico se estima que un bebé sano puede volar a partir de las 2-4 semanas de edad, cuando ya ha eliminado el líquido del oído medio. Sin embargo, dado que el sistema inmunológico del bebé es todavía muy inmaduro, sería recomendable esperar al menos un par de semanas más antes de meterlo en un lugar cerrado y lleno de gente (y gérmenes) como es un avión. Lo más aconsejable es que el pediatra valore el estado de salud del niño y determine si es apropiado realizar el viaje, especialmente cuando se trata de prematuros.

 

Antes del vuelo

Documentación

En general se requerirá DNI (dentro de España y el espacio Schengen) o pasaporte (resto del mundo). Atención si viajáis a países que requieren visado, pues probablemente el bebé también lo necesite. No os olvidéis la tarjeta sanitaria y contratad seguro médico si salís del país.

Elección de asiento

Algunas compañías sitúan a los padres con niños en las primeras filas porque son más cómodas pero, si no es así, es recomendable seleccionar un buen asiento con antelación. Aquéllos situados en el pasillo permiten más movilidad y mejor acceso al servicio/cambiador. Una opción más cara, pero más cómoda y segura, es reservar un asiento extra para el bebé y encajarle nuestra sillita de coche homologada.

Equipaje de mano

Hay que asegurarse de tener suficientes biberones y alimentos para el viaje, así como todo lo necesario para cambiarle (pañales, toallitas etc.). Vestid al bebé con ropa cómoda y llevad muda de repuesto. Tened a mano también los medicamentos que vaya a necesitar y algún juguete para entretenerle durante el vuelo, pero no muchos porque podrían caerse al suelo y obstaculizar el paso. Cuando se realiza un vuelo con escalas es muy conveniente llevar una mochila portabebés, ya que una vez facturamos el carrito no podremos recuperarlo hasta el destino final.

 

Durante el vuelo

Es recomendable mantener al niño despierto durante el despegue y el aterrizaje y hacerle succionar algo, ya sea amamantándolo, dándole un biberón o poniéndole el chupete. De esta forma aliviaremos la presión que pueda sentir en los oídos y mitigaremos el dolor y el posible llanto. Es importante mantenerlo hidratado durante el vuelo así que, los que no amamantáis, llevad un biberón con agua y ofrecédselo a menudo.

Si se da el caso de que vuestro bebé llora desconsoladamente durante el vuelo lo más importante es mantenerse tranquilos. Si él nota vuestro desasosiego no se calmará. Aunque pueda ser irritante para el resto de pasajeros no hay que sentirse culpables, un bebé es un bebé y mucha gente se solidarizará con vosotros. Lo único que podemos hacer es asegurarnos de que está cómodo (seco, limpio, que no tiene hambre, sed o frío, que no le molesta la luz…) y tratar de distraerle o de dormirle. Si todo falla, paciencia y calma.

 

¿Tienes dudas? Compra una video llamada y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.