Sedantes y Antidepresivos durante el Embarazo y la Lactancia Materna

Valora este artículo
[Total: 12    Average: 4.6/5]

sedantes-y-lactancia-materna-antidepresivos-y-lactancia-materna

Sedantes y Antidepresivos durante el Embarazo y la Lactancia Materna

A veces las mamás toman sedantes y antidepresivos durante el embarazo y después durante la lactancia materna.
En estos periodos (embarazo y lactancia) conviene siempre tomar los mínimos medicamentos, pero en el caso de que sean necesarios, dentro de los sedantes y antidepresivos conviene escoger los que tienen menos efectos sobre el bebé.
Por ejemplo, en caso de antidepresivos, el de mayor uso es Fluoxetina, de riesgo bajo, pero hay que valorar la posibilidad de cambiarla por Paroxetina o Sertralina de efectos casi equivalentes para la madre pero que afectan menos al bebé, generalmente por que le llega en menos cantidad a través de la placenta durante el embarazo o después durante la lactancia materna a través de la glándula mamaria por lo que se consideran de riesgo leve o poco probable.
Otros medicamentos también de uso frecuente son los sedantes, tipo diazepan. Se trata de una Benzodiacepina de acción prolongada, esto quiere decir que está activa en el cuerpo durante un periodo largo. Se trasmite a través de la leche en pequeñas cantidades pero puede provocar algo de sedación en el bebé y que, por lo tanto, la succión del este no sea del todo intensa. Esto perjudica su alimentación y conseguir una lactancia satisfactoria, ya que lo que de verdad estimula la fabricación de leche por parte de la madre es la succión frecuente e intensa de pezón.
Las dosis repetidas o altas de diazepan, en el periodo inmediato al parto o periodo neonatal y post parto hasta 1 mes, es oportuno controlarlas ya que son los días más importantes para conseguir una lactancia materna de éxito.
El uso puntual y a baja dosis de benzodiacepinas es compatible con la lactancia materna y no interfiere su instauración y su éxito.
Se aconseja por tanto elegir sedantes de duración corta y utilizar la dosis mínima eficaz, especialmente en el periodo neonatal. Los medicamentos alternativos en este caso serían: lorazepan, midazolam y oxazepan.
Y conviene vigilar la posible somnolencia del bebé que podría comprometer su alimentación adecuada.
No se recomienda el colecho si se está tomado este medicamento pues el sueño más profundo de la madre podría aumentar la frecuencia de accidentes indeseados.

Por tanto nuestra recomendación es:
Consulta con tu psiquiatra para saber si puedes realizar estos cambios y a pesar de todo, si no te los recomienda, nosotros te seguimos recomendando la lactancia materna como primera opción por ti y por tu bebé.

 

¿Tienes dudas? Compra una video consulta y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.