Deformidades de la espalda en niños y adolescentes ¿Qué es una escoliosis? ¿Qué se puede hacer?

Valora este artículo
[Total: 63    Average: 4.7/5]

escoliosis en niños y adolescentes, tratamiento de la escoliosis, escoliosis en niños pequeños

Deformidades de la espalda en niños y adolescentes ¿Qué es una escoliosis? ¿Qué se puede hacer?

Las desviaciones de la columna vertebral que producen una deformidad de la espalda se llaman escoliosis y que en algunos casos pueden ir acompañadas de cierto dolor.

El 75% de los casos no se asocia a ninguna causa: actitud escoliótica y sólo un 10% se asocia a una malformación que ya está presente desde el nacimiento: escoliosis

 

¿En qué se diferencia una escoliosis de una actitud escoliótica?

La gran mayoría de los niños únicamente tienen lo que llamamos una actitud escoliótica” que sólo es una mala posición de la espalda la cual se corrige fácilmente al decir al niño que se coloque recto y nunca va acompañada de un defecto en la colocación de las vértebras. La causa más frecuente es una diferencia de longitud entre las dos extremidades inferiores (dismetría), en donde una pierna es más larga que la otra y que se soluciona colocando un alza en el zapato de la pierna más corta, suele ser pasajero y se equilibra con el crecimiento.

 

En la escoliosis, en cambio, siempre existe una rotación vertebral anómala y una deformidad de la espalda (una giba o joroba) que no desaparece espontáneamente cuando el niño se pone recto.

 

¿Cuándo hay que pensar en la escoliosis?

Siempre hay que pensar en ella cuando llega la pubertad.

El primero en detectarla es el pediatra, generalmente, en una visita rutinaria al llegar a la adolescencia, pero en muchos otros casos son los mismos padres los que se alarman al ver una deformidad en la espalda de sus hijos.

 

¿Cuáles son los síntomas de la escoliosis?

El síntoma principal es la desviación o el cambio en la forma de la espalda que en algunos niños puede ir acompañada de cierto dolor en reposo.

 

¿Cómo realizamos el diagnostico de escoliosis?

El diagnóstico es clínico y lo haremos con la exploración física que hace el pediatra y lo confirmaremos con la exploración radiológica.

La exploración física nos mostrará:

  • Una escápula más elevada que la otra.
  • Un hombro más elevado que el otro.
  • Una cresta ilíaca (cadera) más alta que la otra.
  • Al flexionar la espalda aparece una gibosidad o joroba.

La exploración radiológica se basa en una radiografía de frente y perfil de toda la columna en bipedestación (de pie) en donde observaremos:

  • Curvaturas anómalas de la columna
  • Rotación de los cuerpos vertebrales

Y en el caso de la actitud escoliótica, es esa misma radiografía encontramos en una elevación de la cresta iliaca respecto a la otra lo que hace sospechar que una pierna es más larga que la otra.

 

¿Cómo clasificamos las escoliosis? ¿Cuál es su gravedad?

La escoliosis la clasificamos según la localización de la vértebra alterada, (es decir en rotación), la localización de las curvaturas y según el ángulo que forma la curvatura con respecto al resto de la columna.

La gravedad de la escoliosis dependerá de la edad de aparición del defecto, del ángulo de la curvatura y del grado de rotación de las vértebras. Cuanto más pequeño sea el niño y cuanta más angulación exista (superior a 30º), mayor será la gravedad.

 

¿Cuál es el tratamiento de la escoliosis?

El tratamiento  de la escoliosis va a depender siempre de la edad del niño y de la angulación de la curvatura.

Este tratamiento irá desde únicamente controles radiológicos anuales siguiendo el crecimiento del niño y sus desviaciones, hasta corsés ortopédicos de soporte que eviten las deformaciones con el crecimiento, pudiéndose llegar, en los casos más graves, a la corrección quirúrgica de la desviación.

 

¿Tienes dudas? Compra una video llamada y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.