Conjuntivitis en niños y bebés

Valora este artículo
[Total: 106    Average: 4.6/5]

conjuntivitis en niños y bebes, síntomas de conjuntivitis en niños y bebes, prevenir las conjuntivitis en niños y bebes

¿Cuáles son los síntomas de las conjuntivitis en niños?

Primero definiremos lo que entendemos por conjuntivitis: la conjuntivitis es una inflamación de la parte blanca del ojo y de la superficie interna de los párpados. Puede ser causada por alergias, sustancias irritantes o por la infección de virus o bacterias (en este caso, puede contagiarse fácilmente).

 

Los síntomas más frecuentes son:

  • Molestia o sensación de tener algo en el ojo.
  • Enrojecimiento del ojo o de la superficie interna del párpado.
  • Párpados inflamados.
  • El ojo segrega un líquido acuoso, parecido al pus.
  • Pestañas pegadas y parpados enganchados al levantarse.
  • Dolor y lagrimeo

 

¿Cómo se trata?

Algunos tipos de conjuntivitis desaparecen por sí solos, otros requieren tratamiento farmacológico.

En general podemos decir que va bien:

  • Limpiar cuidadosamente el área del ojo con suero fisiológico y una gasa o algodón.
  • Se puede poner una compresa fría en el ojo, aunque en los niños esto es un poco difícil.
  • Se puede dar ibuprofeno para aliviar la molestia.

Se recomienda acudir al pediatra especialmente si se trata de un recién nacido ya que el tratamiento puede incluir antibiótico en gotas o ungüento.

 

También si:

  • El niño no muestra mejoría en dos o tres días después de recibir tratamiento o en una semana si no recibió ninguna clase de tratamiento.
  • Empeora el enrojecimiento en los ojos.
  • Aumenta la inflamación de los párpados.
  • El niño se queja de dolor severo.
  • Se produce cualquier cambio en la visión.
  • Aparece una sensibilidad a la luz.
  • Se origina dolor de oído (la conjuntivitis y la infección de oído pueden coincidir).

 

¿Se puede prevenir?

Como toda infección, su frecuencia disminuye si aumentamos los lavados de manos, especialmente antes de tocarse los ojos y después si ya se tiene una conjuntivitis.

Es recomendable no compartir toallitas, toallas o fundas de almohada.

En el caso de que los ojos piquen, lagrimeen o se enrojezcan con  frecuencia, conviene consultar con el pediatra pues se puede tratar de una alergia y habrá que tomar una serie de medidas higiénicas para evitar contacto con el polvo, los pólenes e incluso hacer otros tratamientos.

Si suelen estar irritarlos, hay que evitar el contacto con sustancias irritantes: productos químicos, productos de limpieza e humos. Si no hay nada de esto, es posible tener que revisar la agudeza visual por si el niño necesita gafas.

 

¿Tienes dudas? Compra una consulta online y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.

Si te ha gustado, COMPARTE, ayudanos a crecer, gracias!!!