Fimosis y otras alteraciones frecuentes en el pene de nuestros niños

Valora este artículo
[Total: 509    Average: 4.6/5]

Adherencias en niños y bebes, parafimosis en niños y bebes, problemas en el pene en niños y bebes, fimosis en niños y bebes, cirugía infantil

Se trata de temas frecuentes en la consulta del pediatra: las adherencias y las para fimosis

Adherencias balano-prepuciales

Casi todos los niños al nacer tienen adherencias balano-prepuciales y se consideran normales hasta los 3-4 años.

Las adherencias son zonas de la  cara mucosa del prepucio (piel que recubre al pene), que se quedan pegadas a la superficie del glande (punta del pene), lo que dificulta el poder bajar la piel del prepucio. A la larga pueden ir apareciendo pequeñas tumoraciones amarillentas que no son más que el acúmulo de secreciones normales y que en el momento que salen se puede confundir con pus y es motivo frecuente de consulta. Se les llama Quistes de smegma.

 

¿Cómo se tratan?

Las adherencias del prepucio deben respetarse a lo largo de los primeros años de vida y no hay que hacer nada. Si las despegamos de manera forzada puede causar heridas por abrasión en la superficie del glande. Estas heridas provocadas al forzar el despegue, pueden llevar con el tiempo a una fimosis cicatricial provocada justamente por manipulación incorrecta, por tanto mejor no hacer nada.

Si  no desaparecen espontáneamente se ha de recurrir a la cirugía. El cirujano pediátrico determinará el tratamiento a realizar, que en la mayoría de los casos será la circuncisión.

 

Para fimosis

En ocasiones no hay adherencias pero al destapar el glande, debido a lo estrecha que es la piel que lo tapaba ocurre un estrangulamiento del pene, es lo que se llama para fimosis.

La Para fimosis es una patología del pene que ocurre cuando existe un anillo de estrangulación a nivel del prepucio, es decir, una zona circular de la piel del prepucio que está más estrecha. Esto ocasiona que el prepucio se puede bajar para dejar el glande al descubierto, pero posteriormente no se pueda devolver a su posición normal y compromete la circulación de la sangre en el extremo del pene.

Los síntomas serán dolor, inflamación de la punta del pene, en forma circular, de la mucosa prepucial.

 

¿Qué debemos hacer?

Es realmente un motivo de urgencia y hay que ir siempre al profesional para que pueda resolver el problema manualmente. Cuanto más se espere más difícil es la resolución, pudiendo, en muy pocas ocasiones, tener que ser solucionado por el cirujano pediátrico.

El tratamiento definitivo es la Circuncisión, que se realiza de forma programada.

 

¿Tienes dudas? Compra una consulta y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.