Cómo se evalúa la audición en los bebés y niños

Valora este artículo
[Total: 21    Average: 4.6/5]

Pediatrician using otoscope

Cómo se evalúa la audición en los bebés y niños

El método a utilizar depende de la edad de los niños, su desarrollo y su estado de salud.

1-Pruebas del comportamiento. Consiste en observar cuidadosamente la respuesta conductual del niño ante determinados sonidos.

Las respuestas varían con la edad, desde un lactante pequeño que hace movimientos oculares, un lactante mayor que gira la cabeza, hasta un preescolar que obedece ordenes sencillas, identifica una imagen o repite palabras.

2-Pruebas fisiológicas. En realidad no se trata de pruebas de audición sino de mediciones para poder calcular la función auditiva. Se utilizan en casos en los que no se puede evaluar los comportamientos, ya sea porque son niños muy pequeños, como es el caso de los recién nacidos o se padece un retraso en el desarrollo o existen algunos problemas médicos o para conocer exactamente qué función del sentido auditivo está fallando.

2.A- Prueba de repuesta evocada del tronco del encéfalo (ABR) a través de unos electrodos adecuadamente colocados mide la respuesta del nervio auditivo a los sonidos. A través de una computadora, se registran las respuestas que dibujan una onda característica en la audición normal para cierta gama de sonidos. El resultado es que pueden predecir con bastante exactitud si el oído interno y la parte inferior del sistema auditivo cerebral están funcionando correctamente.

2.B- Prueba de emisiones otoacústicas (OAE). Se coloca una sonda pequeña en el canal del oído, luego se introducen muchos sonidos de tipo pulso y se graba una respuesta tipo “eco” de las células ciliadas del oído interno. Una computadora calcula la media de estas grabaciones y la compara con grabaciones que se consideran normales. Sirve para detectar problemas auditivos de determinadas partes de las vías auditivas.

Ambas pruebas se utilizan en los hospitales para hacer el examen auditivo del recién nacido.

2.C- Timpanometría. En realidad se trata de un procedimiento para demostrar que el tímpano se mueve satisfactoriamente cuando percibe un sonido, este movimiento pone en marcha los huesecillos del oído medio que, a su vez, con su movimiento trasmiten el sonido al oído interno. Es útil para identificar problemas del oído medio, como la acumulación de líquidos en las otitis. Los movimientos del tímpano quedan reflejados en una gráfica, cuando hay líquido acumulado la gráfica es plana ya que el tímpano no se mueve. Un patrón en pico suele indicar que el tímpano puede moverse y funcionar con normalidad, pues el oído medio está vacío.

2.D- Prueba del reflejo muscular del oído medio (MEMR). Evalúa la respuesta del oído a los sonidos fuertes. En un oído sano los sonidos provocan la contracción de los músculos del oído medio. Se registran qué tipo de sonidos producen la contracción de estos músculos y los resultados se comparan con lo que se considera normal. La prueba se puede realizar mientras el niño duerme.

 

¿Tienes dudas? Compra una consulta online y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.