Uso y abuso de antibióticos a nivel hospitalario y de asistencia primaria

Valora este artículo
[Total: 9    Average: 4.6/5]

Uso y abuso de antibióticos a nivel hospitalario y de asistencia primaria. El problema de las resistencias de las bacterias a los antibióticos es un problema real que preocupa mucho a la comunidad científica. Se están perdiendo armas para luchar contra las infecciones por el mal uso que se hace de éstas mismas. Se utilizan en exceso (muchas veces cuando no están indicados, por ejemplo en las infecciones por virus) y otras se utilizan a dosis y tiempos no adecuados, por lo que la bacteria no acaba de desaparecer y crea “sus defensas” es decir, su resistencia a los antibióticos.

 

Las cifras, fruto de estudios que se han realizado tanto a nivel hospitalario como de asistencia primaria, muestras resultados escalofriantes que no repito por tratarse de un tema muy técnico.

Se oye en la prensa que hay antibióticos que no son eficaces y esto es dado a que el propio virus ha “mutado” y ya no hay antibiótico que pueda con él.

 

Si a ello le juntamos que el los últimos 4 años solo se han aprobado 2 antibióticos nuevos, el resultado es: menos antibióticos para tratar las enfermedades.

En España el programa PROA pretende mejorar los resultados clínicos proponiendo varias estrategias.

 

A nivel de instituciones:

Pautas y guías clínicas adaptadas a cada área donde se aplican los antibióticos, (las bacterias de una zona son distintas de las de otra zona).

Mejorar las conexiones entre distintos especialistas para poder ajustar mejor el tratamiento cuando se tiene el resultado de los análisis.

Soporte informático, sistemas de ayudas a las decisiones clínicas y mejoras en la conexión con los servicios farmacéuticos.

Seguimiento de las resistencias que van detectándose.

 

A nivel de profesionales:

Antes de indicar un tratamiento

– Tener en cuenta el momento de inicio.

– Intentar identificar el germen, solicitando análisis de muestras.

No dar antibióticos si no esta claro su necesidad.

Identificar las alergias a los antibióticos.

Calcular el tiempo de terapia y la vía de administración, siempre que se pueda, escoger la oral.

– Asegurarse de que el paciente recibe las dosis adecuadas.

– Plantearse cada día según la evolución y resultados de los análisis el acierto del tratamiento y retirarlo si no aporta nada.

 

A nivel de pacientes:

Prevención de la infección, higiene y desinfección.

Utilizar desinfectantes.

No auto medicarse.

 

Explicar también que muchos antibióticos que se han administrado durante años, cada 8 horas (cosa que dificultaba el correcto seguimiento del tratamiento por parte de los padres), actualmente se indican cada 12 horas, mucho mas cómodo, eso sí, a dosis muy superiores (por las resistencias).

Por otro lado, en el mercado español, los antibióticos de primera elección en según qué enfermedades no los disponemos en jarabe adecuado para los niños.

Bien merece una reflexión, sería ridículo que una neumonía, diarrea, anginas nos dejara con menos niños de los que nacen como pasaba a principios del siglo XX, hasta que se descubrieron los antibióticos.

 

¿Tienes dudas? Compra una consulta y uno de nuestros pediatras te llamará inmediatamente.